Haití: inseguridad en un país sin vacunas contra la COVID-19

0
120
Haití no ha recibido aún ninguna vacuna contra la COVID-19

Es uno de los pocos países del mundo que aún no ha recibido ninguna vacuna contra la COVID-19

Héctor Alonso

Haití es uno de los países del mundo con peores datos de salud y nutrición y la situación se está complicando debido a la inseguridad crónica, empeorada tras el asesinato del presidente del país, Jovenel Moïse, el pasado 7 de julio. Haití, el país siempre olvidado, es  además uno de los pocos países del mundo que aún no ha recibido ni una dosis de las vacunas contra la COVID-19.

Casi un tercio de los niños en Haití, al menos 1,5 millones, necesitan urgentemente ayuda de emergencia debido al aumento de la violencia, el acceso restringido al agua potable, la salud y la nutrición. Las escuelas están cerradas, por lo que los niños están ahora más desprotegidos.

Haití está sufriendo en los últimos meses mucho más de lo habitual. Según UNICEF, el país está sumido «en la peor crisis humanitaria de los últimos años», que además está empeorando día a día. Hay escasez de medicamentos, suministros médicos y vacunas infantiles, además de alimentos, que UNICEF está tratando de paliar. Si aumenta la inseguridad, será difícil distribuir esta ayuda.

La desnutrición infantil, por ejemplo, está aumentando: solo en los tres primeros meses de este año el número de niños admitidos con desnutrición aguda en los centros médicos ha aumentado en un 26 por ciento respecto del año anterior.

Desde principios de junio algunas zonas de la capital, Puerto Príncipe, están sumidas en enfrentamientos entre bandas rivales, lo que ha provocado el desplazamiento de más de 15.000 personas, en su mayoría mujeres y niños. Además el país está sufriendo el aumento de los casos de COVID-19. Las cifras oficiales han registrado 18.500 nuevos casos a finales de junio y 425 fallecimientos. Los hospitales están desbordados y hay escasez de oxígeno. Además la violencia de las calles impide que en muchas ocasiones las ambulancias y los servicios médicos puedan acceder a los enfermos.

Sin vacunas

Hasta el momento Haití no ha recibido una sola vacuna para la COVID-19. De hecho, es uno de los pocos países del mundo que no han recibido ni una sola dosis. Si la violencia sigue empeorando impedirá que las vacunas, cuando lleguen, puedan ser distribuidas a pesar de que UNICEF ha equipado la práctica totalidad de los centros y hospitales con sistemas de refrigeración por energía solar y ha preparado cadenas de frío para la conservación de las dosis.

Los otros países que aún no han recibido ninguna dosis de las vacunas son, en África, Chad, Burkina Faso y Eritrea -debido a la inseguridad y la violencia-, Tanzania, un país con un gobierno negacionista que asegura que el país está libre de COVID-19, y Burundi. Vanuatu, el pequeño archipiélago de Oceanía, es el otro país del mundo que aún no ha recibido ni una sola dosis.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí