Últimas Noticias
Pastor keniano

Cuerno de Africa: la sequia agrava conflicto

Kenia: La sequía agrava los conflictos transfronterizos
El carácter transfronterizo de conflictos armados por los recursos entre los pastores Turkana, en el noreste de Kenia ha aumentado después de la grave sequía que asola el Cuerno de África. La desnutrición rampante y la falta de recursos está obligando a algunos colectivos al robo de ganado, los enfrentamientos a tiros y la migración forzada. Con una mayor presión sobre menos recursos, las consecuencias han sido especialmente graves para los pastores, que representan el 60 por ciento de la población en el distrito de Turkana.

  Pastor keniano
          Pastor de ganado en la frontera de Kenia
          

Los animales están muriendo de hambre ya que los pastos se secan, y de sed, ya que cada vez es más difícil acceder a puntos de agua. Se desconoce el número de personas muertas en la zona, ya que los jefes de las comunidades se niegan a dar datos porque lo consideran “una vergüenza” para su comunidad.
La nutrición de los pastores se basa principalmente en la leche y la sangre animal, complementada con frutas silvestres. Durante la estación seca, mucha gente muere por enfermedades leves porque llegan a la estación seca con un estado general de debilidad.
La mayoría de la población de Turkana depende exclusivamente de la ganadería, y carecen de otras formas de conseguir ingresos o alimentos.  Más de la mitad de la población ya era dependiente de la ayuda alimentaria antes de la sequía, y el número está aumentando con la crisis, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA).
«Las sequías están llegando con más frecuencia y vienen por períodos más largos que antes», dijo Elizabeth Nabutola, director del PMA en Lodwar. En esa localidad la agencia proporciona alimentación suplementaria a 15.000 madres y niños menores de cinco años. Ahora, con la desnutrición que afectan actualmente a la mayoría de los miembros de la familia, el PMA ha decidido incluir a toda la familia bajo el programa de alimentación.

Conflictos transfronterizos

Obligados por la sequía, los pastores tienen que mover su ganado en busca de pozos de agua y pasto. Así, están confluyendo en la misma zona pastores de tribus distintas, incluso de diferentes nacionalidades, como los turkana, los toposa o los dodoth, del sur de Sudán y de Uganda. Así, están registrándose luchas por ganado o agua.
Algunas familias lo han perdido todo en los enfrentamientos. Najie Lokalei, de 37 años, fue atacado en Nakukait hace un mes cuando fue a un punto de agua. Los toposa le quitaron 300 vacas, todo lo que poseía su familia. Sus 13 miembros carecen ahora de recursos para sobrevivir y sólo podrán alimentarse con lo que les proporcione la ayuda internacional. Otros incidentes similares, algunos con muertos por bala, ocurren todos los días.

Cuestiones de seguridad

Los hombres de la tribu Turkana tiene que reunir un gran número de animales debido a los pagos de dote de por lo menos 50 vacas, centenares de cabras y unos cuantos camellos, según la costumbre.  «La única forma de conseguirlos es a robar. Cuanto más tengas, más mujeres se pueden casar», dijo Loboyi Monoo, que perdió sus piernas en una redada llevada a cabo por la toposa en 2008. «Yo solía robar a los toposa pero nunca maté a nadie», dijo.
Aunque el robo de ganado está profundamente arraigada en la cultura pastoril, las redadas han resultado mortales ya que las comunidades de pastoreo se han armado, con material heredado de los conflictos de Sudán y Uganda, o comprado en los mercados ilegales de armas.
Una operación de desarme del gobierno recogido 56 armas el año pasado, pero AH Hassan, un oficial de policía en Lokichoggio que tomaron parte, dijo que el esfuerzo era inútil. «En Sudán, hay municiones en cada esquina”. Según los expertos, desarmar a estas comunidades es inútil, porque al sentirse desprotegidas por la policía, vuelven a adquirir armas. Más de 1.300 personas se vieron obligadas a desplazarse de la zona el mes pasado debido a las incursiones.
Las comunidades a crear acuerdos entre sí, con el apoyo de los programas de consolidación de la paz dirigidas por organizaciones no gubernamentales locales. «Pero nunca duran mucho tiempo», dijo Alex Flemming de Apedi, una ONG dedicada a la paz, la seguridad humana y desarrollo.
Traducido por ActualidadHumanitaria.com

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *