Cuerno de Africa: crisis en barrios de Kenia

0
273
Barrio de Kibera, en Nairobi, uno de las mayores concentraciones de chabolas del mundo

A fondo: la crisis alimentaria mundial
Kenia: se prepara una «tormenta perfecta» entre los pobres urbanos

NAIROBI, 22 de agosto. IRIN.- La crisis alimentaria que está asolando el Cuerno de África, no se limita a las tierras áridas, bajo los focos de los medios de comunicación y de las organizaciones y agencias internacionales. En los barrios de chabolas de las ciudades la desnutrición afecta a miles de niños sin que nadie lo esté teniendo en cuenta.

Barrio de Kibera, en Nairobi, uno de las mayores concentraciones de chabolas del mundo

Imagen del barrio de Kibera, en Nairobi (Nekia), una
de las mayores concentraciones de chabolas del mundo.
Foto REUTERS

 

En los últimos cinco meses la organización Concern Worldwide ha registrado un aumento del 62 por ciento en los casos de desnutrición aguda severa (SAM) en las clínicas que apoya en los barrios pobres de Nairobi. «Sólo estamos alcanzando al 33 por ciento de la población de los slum (barrios de chabolas), así  sabemos que es probable que muchas más personas no reciban ayuda», dijo un miembro de la organización. Para esta organización la suma de circunstancias hacen que se esté preparando “una tormenta perfecta” en la que se producirá una emergencia nutricional a gran escala en el contexto urbano. “Será demasiado tarde», aseguran desde la ONG.

Peter Hailey, de UNICEF) está de acuerdo: «La crisis alimentaria y la crisis por los precios del combustible, afectarán probablemente más a las personas que viven en las zonas urbanas que a las familias que viven en las regiones del norte”. Aunque las tasas de malnutrición aguda no son tan altas como las que se registran en el norte, y no hay una visibilidad tan clara porque no hay ganado muerto, por ejemplo, la verdad es que en estas zonas urbanas hay muchos niños con malnutrición.

En Korogocho, un barrio marginal de Nairobi, Rabaha Mohammad es responsable de alimentarse a sí misma y a otras 10 personas que comparten su habitación alquilada. «Hay días en los que no tienen nada para comer, pero podemos pedir dinero prestado o comprar alimentos a crédito para tener algo para ese día», dijo. Esta mujer debe ya más de 50 dólares por los alimentos que ha comprado. Ella y sus hijos subsisten con una comida al día -un poco de arroz con col y tomate, y a veces tan sólo té y pan-. «Los niños no se quejan de mucha hambre. Sólo lloran de vez en cuando».

Crisis ignorada

Parte de la razón la desnutrición crónica en los barrios pobres es que no se le presta atención, porque rara vez se alcanza el nivel de emergencia. «Los umbrales de emergencia para aplicar la desnutrición en las zonas rurales no son aplicables en los asentamientos pobres donde la densidad de la población prevalece sobre los indicadores de salud utilizados en las zonas rurales», dijo Thandie Mwape, un Oficial de Asuntos humanitarios de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Una evaluación hecha en 2009 por Oxfam, encontró que «el uso común de las tasas de porcentaje sobre el número absoluto de niños es en gran medida cuando se utiliza para distorsionar las barriadas urbanas, ya que esto enmascara el elevado número de niños afectados en escenarios tan densamente poblada».

«Si las tasas de GAM en los barrios pobres de Nairobi alcanzaran el umbral de emergencia internacionalmente reconocidas de un 15 por ciento, el número de casos sobrepasaría el nivel de gobierno y la capacidad de la comunidad humanitaria para tratar y responder», dijo Wright. En este momento están trabajando para desarrollar indicadores para las emergencias urbanas.

Las personas que viven en los barrios pobres son especialmente vulnerables a los cambios de precios de los alimentos ya que gran parte de sus ingresos va en comida, y la falta de empleo regular hace que la planificación y el ahorro se difícil.

Para sobrevivir a la volatilidad de los precios de los alimentos, dijo Wright, la gente ha reducido el consumo de alimentos y se ha vuelto a estrategias de supervivencia negativas, como el comercio sexual o sacar a los niños de la escuela. Las condiciones en las que tienen que vivir están muy lejos de la vivienda mínima y normas sanitarias establecidas para las respuestas a las crisis humanitarias.

Una cuarta parte de los habitantes de Korogocho no pueden acceder a los 15 litros de agua al día sugeridos por el Proyecto Esfera. En lugar de los recomendados 45 metros cuadrados de espacio de vida total, el promedio es de 12,5 metros cuadrados por persona.

Para más de 200.000 habitantes sólo hay dos escuelas públicas y un centro de salud. El precio del agua es de cinco veces el precio normal. Incluso deben pagar por el uso de una letrina. “En estos barrios se vive en una crisis continua, día tras día”, dice Wright. «Debido a que la pobreza es constante, es difícil saber cuando llegan a un punto de inflexión».

«La desnutrición en las zonas urbanas de Kenia es constante, y no recibe la atención que se merece, y algunas de las causas de fondo de aumento de la malnutrición en el norte son las mismas en las zonas urbanas», dijo Hailey. «Es el mismo problema general de la población en una África cada vez más urbana”. El problema es que los donantes ahora se fijan en las emergencias de los campos de desplazados y refugiados y nadie presta atención a lo que está pasando en las ciudades.

Pauline Wangoi Mungai llegó a Korogocho hace 30 años, cuando el barrio estaba todavía en construcción. Se dedica a la venta de verduras en una pequeña tienda en la carretera. «La gente solía venir a comprar un cubo de patatas», dijo. «Ahora vienen con 10 chelines (1 céntimo de dólar) y sólo pueden comprar una patata”. Mungai dice que probablemente tendría que aumentar el precio de sus verduras aún más para obtener un beneficio. En sus 30 años en el barrio, nunca había visto las cosas tan mal.

Traducido por ActualidadHumanitaria.com
{jcomments on}

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí