Congo: al ébola se une el sarampión

La epidemia de sarampión declarada en junio ha matado a 2.758 personas. Más de 145.000 afectados

A la peor epidemia de ébola registrada en la República Democrática del Congo, que ha matado hasta ahora a 1.934 personas, se ha unido una epidemia de sarampión que se ha cobrado en algo más de dos meses 2.758 vidas y ha infectado a más de 145.000 personas, el brote más mortal desde 2011.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido de la escasa respuesta que esta epidemia está teniendo entre los actores internacionales, a pesar de su magnitud: sólo se han recaudado 2,5 millones de dólares de los 8,9 millones previstos en el plan de respuesta del Clúster de Salud. Un contraste frente a la respuesta recabada para combatir el ébola.

Lo preocupante, según MSF, es que desde julio la epidemia está empeorando y que falta respuesta y recursos en muchas zonas donde se están apareciendo nuevos casos. «A menos que haya una movilización masiva de fondos y organizaciones este brote podría ser aún más mortal», dice MSF. La organización ha vacunado desde principios de 2019 a 474.863 niños y ha atendido a 27.439 enfermos.

Uno de las principales dificultades a que se enfrentan los equipos es llegar a zonas remotas para proporcionar vacunas, áreas en las que la población no tiene acceso a ningún recurso de salud.

«Solo llevar vacunas a lugares donde los niños necesitan vacunarse es una tarea enorme», aseguró Pierre Van Heddegem, coordinador de MSF en el terreno. “Tenemos que mantener las vacunas dentro de límites estrictos de temperatura, lo que significa establecer una» cadena de frío «. Esto requiere refrigeradores, generadores, combustible y transporte rápido, así como un sistema de mantenimiento. Muchas zonas de salud no reciben ningún apoyo de otras organizaciones, a pesar de las necesidades evidentes».

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa para la cual no existe tratamiento. Los niños son particularmente vulnerables a las complicaciones del sarampión, y la única forma de protegerlos contra la enfermedad potencialmente mortal es la vacunación. El sarampión sigue siendo una de las enfermedades que mata más niños en todo el mundo, a pesar de que existe una vacuna efectiva y barata desde hace décadas.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.