Naciones Unidas, optimista ante el inicio de conversaciones de paz en Siria

Naciones Unidas, optimista ante el inicio de conversaciones de paz en Siria
El Subsecretario General de Asuntos Humanitarios de la ONU, Stephen O´Brien, mostró su satisfacción ante el anuncio de acuerdo de alto el fuego en Siria, que comenzará este sábado, y el inicio de conversaciones de paz, una esperanza para millones de desplazados y refugiados. «No hay que dejar pasar esta oportunidad», dijo O´Brien, en su alocución de ayer ante el Consejo de Seguridad de la ONU.


«En el conflicto sirio no hay ganadores; todo el mundo está perdiendo», dijo, haciéndose eco del llamamiento del Secretario General a las partes del conflicto para que respeten el alto el fuego como un primer paso para encontrar una solución política a la guerra y para, en primer término, hacer poder llegar la ayuda a millones de personas en situación desesperada. «Esta guerra tiene que terminar», subrayó.

Hizo hincapié en que el acuerdo anunciado por los co-presidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria -Estados Unidos y la Federación Rusa- debe dar lugar a un cese inmediato de todos los ataques indiscriminados dirigidos contra civiles e infraestructuras civiles. La guerra civil siria, que entra en su sexto año, ha sido una de las más destructivas de las últimas décadas y ha dejado a 13,5 millones de personas, casi tres cuartas partes de la población del país en una necesidad extrema de protección y ayuda humanitaria.

Tan sólo en febrero, los ataques aéreos sobre Alepo han producido centenares de muertos y 70.000 desplazados, mientras que los ataques a los centros de salud en Idlib, han dejado unos 40.000 sirios sin servicios médicos. Mientras tanto, los ataques con coches bomba reivindicados por Estado Islámico han matado a más de 155 personas en Damasco y Homs.

A pesar de la intensificación de los combates, dijo, las Naciones Unidas y las organizaciones humanitarias consiguieron mantener la ayuda a la población, a menudo con gran riesgo personal de los trabajadores humanitarios.

Durante el mes de enero el Programa Mundial de Alimentos (PMA) distribuyó alimentos a 3,6 millones de personas y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) había proporcionado agua, saneamiento y artículos de higiene a más de 2 millones de personas. Este mes, gracias a las operaciones transfronterizas autorizadas por el Consejo, las entregas de ayuda alimentaria ha aumentado en casi un 50 por ciento. Sin embargo, muchas entregas se retrasaron porque los camiones de ayuda habían sido retenidos en los puestos de control y se sometieron a los obstáculos burocráticos, en clara violación del llamamiento del Consejo para garantizar el acceso seguro y sin obstáculos. Así, se exigirá al ministerio de Salud de Siria, que negó la entrada de convoyes y requisó suministros médicos para 30.000 personas, que dicho material se distribuya y se garanticen los suministros futuros. Naciones Unidas han comenzado a distribuir ayuda humanitaria lanzada desde aviones para alcanzar a la población de zonas de difícil acceso.

También hizo un llamamiento a las milicias para que cumplan con sus obligaciones.

El representante de Siria ante la ONU, Bashar Jafari, mostró su desacuerdo con la evaluación de la situacion del Secretario General de la ONU, si bien reconoció la gravedad de la crisis, pero negó que todo el sufrimiento de la población siria fuera responsabilidad del gobierno. Çomo ejemplo de su buena voluntad recordó que el pasado 16 de febrero se autorizó la entrada de convoyes con suministros en Madaya, Zabadani, Foah y Kefraya. El representante de Siria aseguró que la crisis humanitaria ha sido provocada por los grupos terroristas, que usan a los civiles como escudos humanos, y reciben apoyo financiero y de armas desde el extranjero.

Traducido por Héctor Alonso

{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito