La ONU busca 82 millones de dólares para mitigar los efectos de El Niño en Sudán

La ONU busca 82 millones de dólares para mitigar los efectos de El Niño en Sudán
El fenómeno meteorológico conocido como El Niño está provocando los efectos más dramáticos de su historia. En Sudán El Niño ha afectado significativamente la temporada de lluvias de 2015, provocando su retraso y un descenso de las precipitaciones. Los efectos han sido una reducción de las siembras y escasez de pastos y de agua tanto para la gente como para el ganado.

Las señales de un próximo desastre ya son evidentes: cultivos que no maduran, escasez de forraje y agotamiento de los recursos hídricos para el riego o incluso para el suministro diario. Otra consecuencia es la subida de los precios de los alimentos básicos y la aparición de tensiones y enfrentamientos entre agricultores y ganaderos.

En la actualidad, se estima que hay 3,5 millones de personas en 82 localidades que necesitan ayuda ya. Sin una respuesta rápida y enérgica estas personas sufrirán las consecuecias de la inseguridad alimentaria y malnutrición que podrían provocar un desastre a nivel nacional.

Para mitigar los efectos del impacto de El Niño, Naciones Unidas, junto con el gobierno de Sudán, han preparado un Plan de Mitigación para los próximos tres meses, una ventana crítica para preparar a las localidades más afectadas ante un empeoramiento de la situación.

El Niño en Sudán

Entre 1980 y 2014, más de 203 millones de personas que viven en África del Este se han visto afectadas por la sequía, incluyendo 59,5 millones de personas en Sudan. Históricamente, El Niño ha impulsado la escasez de precipitaciones y sequía en Sudán durante la principal temporada de lluvias (junio a septiembre). Durante los últimos 30 años, Sudán se ha visto afectada por cinco eventos de moderados a fuertes de El Niño. Sin embargo, ahora está siendo el más fuerte desde que se conoce el fenómeno.

En Sudán, la seguridad alimentaria y el abastecimiento de agua dependen en gran medida de las precipitaciones. Aproximadamente el 70 por ciento de la población rural de Sudán depende de la agricultura tradicional de secano para su alimentación e ingresos, y más del 80 por ciento de la población de Sudán depende de la lluvia para sus necesidades de abastecimiento de agua. La mitigación de los impactos de El Niño para las comunidades afectadas es especialmente importante por esta razón. Las lecciones aprendidas de eventos anteriores de El Niño hacen hincapié en la necesidad de preparación y puesta en marcha de medidas temprana para mitigar los impactos en la seguridad alimentaria, la salud y el bienestar de las familias vulnerables durante 2016 y probablemente en el futuro.

Traducido por Héctor Alonso
{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito