Últimas Noticias
Portada del Informe de la FAO descargar

El impacto de los desastres en la agricultura y la seguridad alimentaria

El impacto de los desastres en la agricultura y la seguridad alimentaria

Las sequías, inundaciones, tormentas y otros desastres provocados por el cambio climático han aumentado en frecuencia y gravedad en las últimas tres décadas, incrementando los daños causados ​​a los sectores agrícolas de muchos países en desarrollo hasta ponerlos en  riesgo de inseguridad alimentaria, según ha alertado la FAO en un nuevo informe recién publicado antes de la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21) en París. A nivel mundial, entre 2003 y 2013 – el período analizado en el estudio – el número medio anual de los desastres causados ​​por todo tipo de peligros naturales, incluidos los eventos relacionados con el clima, casi se ha duplicado desde los años 80. El daño económico total causado se estima en 1,5 billones de dólares.

Portada del Informe de la FAO descargar

Centrándonos específicamente en el impacto de los desastres relacionados con el clima en los países en desarrollo, alrededor del 25 por ciento de los impactos económicos negativos fueron sufridos por el sector agrícola, la ganadería y la pesca. En el caso de la sequía, más del 80 por ciento de los daños y las pérdidas los sufrió el sector agrícola y ganadero.

El informe de la FAO se basa en una revisión de 78 post-desastres y  junto con los análisis estadísticos de las pérdidas de producción, los cambios en los flujos de comercio y el crecimiento del sector agrícola asociados con 140 desastres -medios y a gran escala-, definidos como aquellos que afecta al menos a 250.000 personas.

El informe demuestra claramente que los riesgos naturales – fenómenos meteorológicos extremos en particular – afectan regularmente en gran medida de la agricultura y obstaculizan la erradicación del hambre, la pobreza y el logro del desarrollo sostenible.

La situación puede empeorar si no se toman medidas para fortalecer la capacidad de recuperación del sector agrícola y se aumentan las inversiones para mejorar la seguridad alimentaria y la productividad, así como reducir los efectos nocivos del cambio climático.

«Sólo este año, los pequeños agricultores, pescadores, pastores y silvicultores – desde Myanmar a Guatemala y desde Vanuatu a Malawi – han visto sus medios de vida erosionados o borrados por ciclones, sequías, inundaciones y terremotos», dijo el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

Recordó que la comunidad internacional se había comprometido a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres desde 2015 hasta 2030, y que espera que se alcance un acuerdo sobre el cambio climático en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Medir el progreso realizado en el cumplimiento de estos objetivos globales requerirá información precisa y actualizada, incluyendo el impacto de los desastres.

La sequía tiene un impacto especialmente perjudicial – alrededor del 90 por ciento de las pérdidas de producción – de la agricultura en África subsahariana, donde el sector contribuye a una cuarta parte del PIB, el aumento a la mitad cuando se incluye la agroindustria. En una estimación conservadora, las pérdidas totales de cultivos y producción ganadera después de grandes sequías superaron los 30.000 millones de dólares entre 1991 y 2013 en la región.

la sequía a menudo tiene un efecto importante en cascada sobre las economías nacionales, como se muestra en Kenia, donde entre 2008 y 2011 causó pérdidas significativas en la industria de procesamiento de alimentos, en especial la molienda de cereales y café y procesamiento de té.

Muchos países de Asia son especialmente vulnerables a los efectos de las inundaciones y las tormentas. Por ejemplo, las pérdidas de producción de cultivos causados ​​por las inundaciones de 2010 en Pakistán afectaron directamente a la recogida del algodón, el procesado del arroz y la harina y del azúcar, lo que hizo que aumentaran las importaciones algodón y arroz.

Los diferentes desastres requieren diferentes respuestas

Comprender el impacto de los diferentes tipos de desastres es fundamental para garantizar la aplicación de las políticas y las prácticas más adecuadas.

Las inundaciones causan más de la mitad del total de los daños y la pérdida de cultivos que también son muy vulnerables a las tormentas y sequías. Alrededor del 85 por ciento de los daños causados ​​a la ganadería se debe a la sequía, mientras que las pesquerías son mayoritariamente afectadas por tsunamis y tormentas como huracanes y ciclones. La mayor parte del impacto económico negativo para el sector forestal es causada por las tormentas e inundaciones.

Más allá de las pérdidas de producción, el estudio muestra cómo los desastres pueden causar desempleo y erosionar los ingresos, especialmente para los pequeños agricultores, poniendo así en peligro los medios de vida rurales. Por ejemplo, las inundaciones de 2010 en Pakistán afectaron a 4,5 millones de trabajadores, dos tercios de los cuales trabajaban en la agricultura y más del 70 por ciento de los agricultores perdieron más de la mitad de sus ingresos.

A nivel mundial, 2.500 millones de personas viven de la agricultura, sin embargo, sólo se destina el 4,2 por ciento del total de la ayuda oficial para el desarrollo a ese sector.

La FAO subraya que la ayuda debe reflejar mejor el impacto de los desastres en el sector de la agricultura.

Descargar el informe. También se puede descarcar pinchando en la imagen

{jcomments on}
Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.