Últimas Noticias

Niños refugiados sin acompañar en los Balcanes: en riesgo extremo

Invisibles, explotados y solos: así viven 1.300 niños no acompañados en Bulgaria, Macedonia, Serbia y Croacia según un informe recién publicado por doce ONG

Se calcula que 1.300 niños no acompañados refugiados y migrantes están expuestos a un mayor riesgo de explotación, violencia y tráfico debido a las restrictivas políticas fronterizas y a los inadecuados sistemas de protección social en los Balcanes, según han denunciado doce organizaciones no gubernamentales, entre ellas International Rescue Committee y Save the Children, en un informe publicado hoy.

Según se denuncia en el informe, algunos de los sistemas nacionales de los países por los que estos niños han pasado, sin compañía de padres o adultos, durante su ruta de huida, no identifican y apoyan adecuadamente a estos niños -algunos menores de nueve años, que se encuentran en una situación de grave vulnerabilidad. Son invisibles para las autoridades, y en algunos casos incluso cuando son identificados, son tratados de forma inadecuada e incluso a veces detenidos. Esto está causando desesperación y empujando a muchos en manos de contrabandistas y traficantes, que los niños ven como su única salida.

Los riesgos asociados con el contrabando y la trata han aumentado considerablemente desde que se cerraron las fronteras y se empezó a aplicar el acuerdo UE-Turquía hace ya un año. Estas políticas restrictivas han hecho que los niños no acompañados se vean obligados a viajar de forma aún más clandestina, dependiendo casi exclusivamente de contrabandistas y traficantes. Algunos niños son explotados por contrabandistas que los obligan a trabajar para recaudar suficiente dinero para continuar sus viajes hacia el norte, dejándolos a merced del abuso, según el informe.

Los niños se enfrentan a una enorme cantidad de estrés, peligro y abandono. Sus testimonios, como los dibujos que hacen, muestran detalles escalofriantes de la brutalidad a la que se han enfrentado durante los viajes con los que pretendían alcanzar la seguridad.

Según Jelena Besedic, miembro de Save the Children en los Balcanes, “los sistemas nacionales que están destinados a identificar y proteger a los niños que viajan solos a través de los Balcanes no están preparados. Los niños se enfrentan a la falta de un alojamiento adecuado y de una asistencia integral y de calidad para atender su necesidad específica de apoyo. Casi no hay rutas seguras y legales para alcanzar la seguridad en Europa. Muchos optan por alejarse de los sistemas de apoyo gubernamentales existentes y frecuentemente permanecen fuera del alcance de las agencias humanitarias, a veces manipulados o amenazados por los contrabandistas, lo que aumenta su invisibilidad y los riesgos de violencia, abuso y explotación”.

La falta de un alojamiento seguro diseñado específicamente para los niños significa que los que viajan solos, incluso cuando son identificados como niños, son a menudo alojados en instalaciones con adultos que no conocen o en condiciones de detención, especialmente en Bulgaria y Hungría.

A los niños identificados se les asigna a menudo un tutor legal que no está debidamente capacitado o no tiene el poder o los recursos para ejercer plenamente su papel y responsabilidades. Los niños explican que no reciben información completa sobre sus derechos o sus opciones legales.

Ashleigh Lovett, Coordinadora Regional de Defensa del Comité Internacional de Rescate, insiste en que “todos los niños deben tener acceso a servicios y apoyo integrales. Debemos responsabilizar a todos los gobiernos por cualquier deficiencia en su respuesta a este grupo más vulnerable, pero también debemos primero asegurar que estos gobiernos cuenten con el apoyo y los recursos necesarios para responder adecuadamente. Los Estados miembros de la UE y de la UE deben cumplir los compromisos y compromisos existentes para facilitar una respuesta adecuada a las necesidades de los niños, incluida la reubicación y la reunificación familiar de los niños no acompañados. Todos los gobiernos tienen el deber de poner fin a la detención de menores y asignar tutores competentes a los niños que viajan solos”.

De lo contrario, dice el informe, los niños ya traumatizados por la guerra serán empujados a condiciones más vulnerables, sin seguridad ni protección.

Descargar el informe (PDF)

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *