Últimas Noticias

El martes se cierra el campo de detención de la isla de Manus, en Papúa

Australia tendrá que responsabilizarse de sus 800 solicitantes de asilo

Papúa Nueva Guinea, país al que pertenece la isla de Manus, donde está ubicado el campo de detención que alberga a más de 800 solicitantes de asilo, ha responsabilizado a Australia de la suerte que corran esas 800 personas una vez que se cierre el campo, el próximo martes. Hasta ahora Australia había enviado a esa isla a centenares de solicitantes de asilo, atrapados sin posibilidad de llegar a Australia u obtener documentación que les permitiera ir a otro lugar. El campo será cerrado tras una sentencia de un tribunal de Papúa Nueva Guinea, que lo ha considerado ilegal.

Papúa Nueva Guinea ha dejado claro que Australia tiene responsabilidad legal, financiera y moral con esos solicitantes de asilo, y que no permitirá que Australia no asuma dichas responsabilidades.

El cierre está previsto para este martes, y las organizaciones de derechos humanos advierten de que se puede producir una crisis si los centenares de solicitantes de asilo no son reubicados. Muchos de estos detenidos tienen temor a salir del centro de detención por miedo a ser víctimas de ataques por parte de la población local. A lo largo de los cuatro años que el centro lleva abierto se han registrado disturbios y enfrentamientos con la población local. Muchos llevan al menos cuatro años encerrados en el centro, donde fueron conducidos por las autoridades migratorias australianas cuando trataban de llegar a las costas del país. El centro fue financiado y mantenido por Australia durante estos cuatro años.

Esta política fue duramente criticada por las organizaciones humanitarias y por la ONU, que también ha denunciado abusos y violaciones de derechos de los detenidos en este centro.

El centro de Manus se cerrará tras ser declarado ilegal por los tribunales de Papúa Nueva Guinea. De momento 200 internos han abandonado el centro y otros 600 serán reubicados en campamentos de tránsito, si consiguen que acepten ser trasladados.

Este asunto se ha convertido en un quebradero de cabeza para el gobierno de Australia, que busca otros países que acepten a los que Australia considera refugiados. Estados Unidos había aceptado acoger a 1.250, pero a estas alturas sólo han aceptado 25.

El gobierno australiano pretende no reconocer como refugiados a la mayoría de ellos, que tendrán que volver a sus países, a pesar de que la mayoría de los detenidos en el centro provienen de Siria, Afganistán, Pakistán, Irán, Sri Lanka y Myanmar.

Imprimir

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *