Últimas Noticias
Mujer de Sudán del Sur refugiada en Uganda

Uganda recibió más refugiados el año pasado que toda Europa

Héctor Alonso

Europa no es el principal destino de los refugiados. Contrariamente a lo que se piensa un solo país africano, Uganda, superó el pasado año al continente europeo como destino de refugiados: frente a las 362.000 personas que atravesaron el Mediterráneo en 2016, Uganda recibió a 489.000 refugiados sudaneses según los datos de la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas, ACNUR. En 2017 esa cifra podría aumentar hasta las 900.000 personas. Además, Uganda ha recibido y está recibiendo refugiados de la República Democrática del Congo y de Burundi.

Tras la ruptura del alto el fuego en Sudán del Sur, centenares de miles de personas atravesaron la frontera de su país para buscar refugio en Uganda, que además recibió miles de refugiados de la República Democrática del Congo y de Burundi. Según ACNUR, el número total de refugiados de Sudán del Sur en Uganda podría llegar a los 900.000 a finales de 2017.

Estos datos deberían llevar a los europeos a una seria reflexión. Uganda, y otros países africanos, mucho más pobres y con menos recursos, mantienen abiertas sus fronteras y cumplen con lo establecido en la Convención de Refugiados, al contrario que Europa, que se blinda con alambres de espino o expulsa ilegalmente a quienes huyen de la violencia.

El asentamiento de refugiados Bidibidi en el norte de Uganda, creado hace menos de seis meses, es ya uno de los campamentos de refugiados más grandes del mundo. En la actualidad alberga a más de 270.000 sudaneses del sur, una población similar a la de muchas ciudades europeas.

La comparación con Europa es aún más dolorosa cuando se sabe que Uganda ofrece a los refugiados un terreno para que se asienten y cultiven y les permiten libre acceso a los servicios médicos, lo que les da mucha seguridad frente a la inseguridad y las duras condiciones que soportan muchos refugiados que han llegado a Europa.

Sin embargo Uganda, a pesar de su generosidad, sólo recibió un tercio de los fondos necesarios para financiar el apoyo a los refugiados que entraron en el país, por lo que hay muchas familias de refugiados sin acceso a agua potable y muchos niños sin escolarizar.

Frente a la generosidad de los países de bajos ingresos, en Europa se ha exacerbado el miedo a los refugiados, hasta el punto de que se desconoce que ni Europa ni Estados Unidos son los principales destinos de los que huyen de la guerra: de hecho, los países de ingresos bajos y medios acogen a nueve de cada diez refugiados en el mundo. Y una de las razones es que la gente que huye de su país quiere permanecer cerca, para poder regresar en cuanto sea posible.

Volver a Público

Imprimir

Comentarios: 5

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pues porque es su obligación según el estatuto del refugiado, país limítrofe con la zona de conflicto y asistencia temporal en campamentos pagados por la ONU para permitir la vuelta a su país cuando finalice la causa del desplazamiento. Los que están viniendo a Europa, ¿ solo 362.000 ?, serán cualquier cosa menos refugiados porque estamos lejos de la zona de conflicto, no los recluimos en campamentos y parece que no tienen voluntad de marchar. Además resulta extraño que una cifra estimada en más de un millón de hombres en edad de combatir no se enfrenten a menos de 100.000. Lo siento pero más parece una invasión como la de los godos al imperio romano.

      1. El concepto Europa no existía en el siglo V, existía el Imperio Romano y lo ajeno al Imperio y los godos eran ajenos al imperio cuando se les permitió la entrada por la presión de los hunos. La mención a los godos es una mera referencia histórica, hay muchas más referencias de pueblos expulsados de su territorio por un invasor que fueron acogidos en territorios limítrofes y acabaron ocupando estos territorios.
        En 2016 en un país de la península arábiga, pregunté a un alto cargo del gobierno como es que hablando el mismo idioma, la misma religión, la misma cultura, clima y costumbres parecidas. territorio de sobra y dinero suficiente no se implicaban más con sus hermanos de Siria y me comentó que para eso estábamos los europeos que ellos ya tuvieron su experiencia en 1.973 con los palestinos en Jordania y no querían volver a poner en peligro su estatus. La historia está para recordarla.