Niño de Yemen

Más de 500 niños muertos en Yemen después de seis meses de combates

 

Niño de YemenMás de 500 niños muertos en Yemen después de seis meses de combates

Después de seis meses de combates en Yemen han muerto más de 500 niños, 702 han resultado heridos y 1,7 millones se encuentran en riesgo de desnutrición, según ha denunciado UNICF en un informe publicado hoy. En todo el país, casi 10 millones de niños -el 80 por ciento de los menores de 18 años- se encuentran en necesidad de asistencia humanitaria urgente. Más de 1,4 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares.

 

«Cada día que pasa los niños ven a sus esperanzas y sueños para el futuro destrozados», dijo el Representante de UNICEF en Yemen Julien Harneis. «Sus hogares, escuelas y comunidades están siendo destruidas, y sus propias vidas están cada vez más amenazados por las enfermedades y la malnutrición».

Incluso antes del conflicto, la situación nutricional era grave, ya que Yemen produce menos del 10 por ciento de sus necesidades de alimentos y depende en gran medida de los productos alimenticios importados. La escalada de la violencia ha causado una escalada de inseguridad alimentaria y malnutrición. Las consecuencias para los niños son dramáticas:

-El número de niños menores de 5 años en riesgo de desnutrición aguda severa se ha triplicado en 2015, con 537.000 niños en situación de riesgo, en comparación con los 160.000 niños antes del conflicto.
-Casi el doble de niños menores de 5 años, un total de 1,2 millones, sufrirán desnutrición aguda moderada este año, en comparación con los 690.000 antes de la crisis.
La escasez de alimentos y la falta de acceso a los mercados causadas por el conflicto, reducen el acceso a los servicios de salud y saneamiento, y la interrupción de las oportunidades de subsistencia son las principales causas del deterioro. La escasez de combustible, electricidad, gas, agua y otros servicios y bienes está agravando aún más la situación.
En los últimos seis meses se ha registrado un creciente número de ataques contra la población civil y las infraestructuras básicas. Desde la escalada del conflicto en marzo de 2015, UNICEF ha verificado ataques y daños contra 41 escuelas y 61 hospitales.
Encontrar agua potable se ha convertido en una lucha diaria por la supervivencia de más de 20,4 millones de personas. Más de 15 millones de personas han perdido el acceso a la atención básica de la salud; la educación de los más de 1,8 millones de niños se ha interrumpido por el cierre de escuelas y más de 20 millones de personas están luchando para conseguir el agua potable.
A pesar de estas condiciones extremadamente difíciles, UNICEF y sus colaboradores han centrado sus operaciones en garantizar el suministro de agua potable y saneamiento a tres millones de personas. También se logró que 520.000 niños pudieran examinarse y que cinco millones fueran vacunados contra la polio. Asimismo, 93.500 niños fueron tratados por desnutrición aguda severa. También se ha proporcinado ayuda psicológica para 240.000 niños y formación para evitar artefactos explosivos y minas sin detonar.


{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.