Más de 16 millones de niños nacieron este año en medio de un conflicto

Más de 16 millones de niños nacieron este año en medio de un conflicto

UNICEF ha recordado que a lo largo de este año que finaliza, más de 16 millones de niños nacieron en zonas de conflicto, una cifra que pone de relieve la vulnerabilidad a la que se enfrenta un número enorme de niños. «Cada dos segundos, un recién nacido respira por primera vez en medio de la violencia, a menudo en circunstancias terribles y sin acceso a la atención médica», según explicó el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. «Demasiados niños están empezando sus vidas en circunstancias extremas: guerras, desastres naturales, pobreza, enfermedad o desnutrición. ¿Puede haber un peor comienzo en la vida?”.

 

 

En los países afectados por los principales conflictos como Afganistán, la República Centroafricana, Irak, Sudán del Sur, Siria y Yemen, muchas madres con sus hijos recién nacidos se enfrentan a terribles penalidades, o grandes riesgos cuando huyen de la violencia. Las mujeres embarazadas corren el riesgo de dar a luz sin ayuda médica y en condiciones insalubres. Sus hijos tienen más probabilidades de morir antes de llegar a los cinco años o sufrir situaciones extremas que pueden afectar a su desarrollo emocional y cognitivo.

 

Además de los conflictos, la pobreza, los efectos del cambio climático y la falta de oportunidades están haciendo los niños cada vez más vulnerables y han empujado a millones a desplazarse o convertirse en refugiados.

 

Más de 200.000 niños solicitaron asilo en países de la Unión Europea en los primeros nueve meses de 2015, que se suman a los 30 millones de niños en todo el mundo obligados a abandonar sus hogares en 2014 debido a la guerra, la violencia y la persecución. Desde la Segunda Guerra Mundial es el momento histórico en el que hay más desplazados en el mundo.

 

Más de 250 millones de niños de entre un año y nueve años viven en países y zonas en conflicto y se enfrentan a enormes obstáculos para su salud, educación y bienestar.

 

Más de 500 millones de niños viven en zonas donde las inundaciones son muy comunes y casi 160 millones viven en zonas de graves sequías.

 

Los niños representan casi la mitad de todas las personas que viven en la extrema pobreza a pesar de que representan aproximadamente un tercio de la población mundial.

 

“En los últimos meses de 2015 el mundo ha contemplado cómo todos los países se reúnen para combatir el cambio climático y para elaborar una nueva agenda de desarrollo global. Estos acuerdos ambiciosos presentan una gran oportunidad si podemos convertir nuestras promesas en acciones dirigidas a los niños más vulnerables”, dijo Lake. «Si nos ocupamos de las razones por lo que muchas familias sienten la necesidad de abandonar sus hogares acabando con los conflictos, haciendo frente al cambio climático, mediante la ampliación de oportunidades, podemos hacer que 2016 sea un año de esperanza para millones de personas, y no un año de desesperación”.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.