Últimas Noticias
Mapa Turquia
Mapa-Turquia

Turquía no es país para refugiados

 Héctor Alonso, editor de ActualidadHumanitaria.comHéctor Alonso

El pasado 18 de marzo la Unión Europea firmó uno de los Acuerdos más vergonzosos desde que existe como tal, un instrumento legal por el que se articula un procedimiento para devolver a Turquía los refugiados que llegan a Europa. El Acuerdo, considerado ilegal por muchos expertos en derecho internacional y organizaciones de defensa de los derechos humanos, se fundamenta en considerar a Turquía como “tercer país seguro”, requisito necesario para poder devolver a un solicitante de asilo al país desde donde ha llegado a la Union Europea, en este caso, Turquía. Según la legislación internacional, un “tercer país seguro” es aquel en el que el refugiado tendrá todas las garantías sobre sus derechos: posibilidad de solicitar el estatuto de refugiado, o seguridad de que su vida o libertad no están amenazadas por razón de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión pública.

El Acuerdo entre la UE y Turquía contemplaba incluso un pago a cambio de acoger a los refugiados: 6.000 millones de euros pagaderos en dos fases. También la promesa de acelerar el proceso de adhesión de Turquia a la UE y la liberalización de visados para los ciudadanos turcos que quisieran viajar a los países de la UE.

Desde su entrada en vigor, al dia siguiente de su firma, el Acuerdo comenzó a naufragar. Los jueces paralizaban las órdenes de traslado, deportación más bien, de los refugiados al dar la razon a los abogados de las organizaciones civiles encargadas de los recursos al considerar que Turquía no es un “tercer país seguro”: no hay garantía de que los refugiados sirios no sean expulsados a Siria, no hay garantías de que reciban el estatuto de refugiado, no hay garantías de que se les aplique la Convención de Ginebra, cuyo Protocolo de Nueva York Turquía no ha ratificado… Para su aplicación Turquía tenía que haber hecho modificaciones en su legislación relativas a los derechos de los refugiados, algo que tampoco ha hecho durante estos meses y que, seguramente no hará tras el intento de golpe de Estado.

Por otra parte, Turquía se ha venido quejando en los últimos meses de la tardanza de Europa en cumplir su parte del trato: el dinero no se ha pagado y la liberalización de visados no se ha puesto en marcha. Para acabar de enrarecer las relaciones entre la UE y Turquía, el pasado 2 de junio el Parlamento alemán aprobó por unanimidad (sólo hubo una abstención) una moción de condena del genocidio cometido por Turquía contra los armenios durante la Primera Guerra Mundial, cuando Turquía (el Imperio Otomano, entonces) y Alemania eran aliados militares. El Budestag quería, con ese gesto, revisar su propio pasado aún al precio de soliviantar al gobierno turco, como así sucedió.

Tras el intento golpista del pasado viernes Turquía ha entrado en un período incierto: destitución y detención de centenares de jueces acusados de pertenecer a la organización del supuesto muñidor del golpe, el clérigo Fethullah Gülen, purga de militares y funcionarios, probable restitución de la pena de muerte, restricción de los derechos civiles -antes del intento del golpe de Estado la libertad de prensa estaba seriamente amenazada-… Es casi seguro que el presidente turco Erdogan usará la intentona golpista y el apoyo popular como excusa para reforzar su poder y restringir los derechos civiles y las libertades.

Así las cosas, podemos asegurar que el Acuerdo firmado entre la Union Europea y Turquía por el se consideraba a éste como un “tercer país seguro”, puesto ya en duda desde el momento de su firma, recibió un torpedo en su linea de flotación el pasado fin de semana. Lo único que resta es saber cuánto tiempo tardará la UE en reconocer su error y asumir que el Acuerdo se ha convertido en papel mojado. Ahora la pelota de los refugiados está, de nuevo, en el tejado europeo.

@hdelosrios2

Volver a Público

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *