Últimas Noticias

Referéndum de Kurdistán: votando en medio de la violencia

Mientras los residentes de la zona sunnita de Tuz Khurmatu votaban en el referéndum sobre la independencia del Kurdistán iraquí, decenas de sus vecinos se reunían armados con ametralladoras, lanzacohetes y pistolas preparándose para combatir contra los chiítas residentes en la ciudad.

Media hora antes, un minibús que llevaba soldados peshmergas kurdos fue atacado desde el otro lado de la pequeña ciudad, casi exclusivamente poblada por los chiitas turcomanos. El conductor -un civil e irónicamente chiíta- murió en el ataque. También resultó herido uno de los peshmergas.

El día del referéndum fue en esta ciudad, dividida por la religión, muy diferente al transcurrido en otras zonas del norte de Irak, con mayoría kurda y donde se votó en un ambiente festivo y optimista sobre el resultado.

En la ciudad de Tuz Khurmatu un muro separa la zona sunnita de la chiíta, y quizás sea la excepción a la regla en este día histórico para los kurdos iraquíes, pero también es una muestra de los retos que se avecinan, especialmente en las zonas fronterizas reclamadas tanto por los kurdos como por Irak.

Otro desafío es ver cómo los resultados van a afectar a las crecientes tensiones regionales e internacionales. El gobierno de Irak, los países vecinos del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG), entre ellos Turquía e Irán, así como las Naciones Unidas, Estados Unidos y Gran Bretaña se opusieron al referéndum. La votación apenas había concluido y Bagdad ya estaba pidiendo a la comunidad internacional el boicot a las exportaciones de crudo del KGR. Turquía declaró la votación “nula y sin efecto”.

En la ciudad de Tuz Khurmatu, situada en la línea de territorios en disputa, se sabía que podría aparecer la violencia y los enfrentamientos.

De hecho, el muro que separa la ciudad en dos fue construido para separar ambas comunidades. Según habitantes de la ciudad, muchas personas, de ambos lados del muro, huyeron antes de la votación por temor al derramamiento de sangre.

Una ciudad dividida

Los residentes de Tuz Khurmatu -una mezcla de kurdos sunitas, iraquíes sunitas y chiítas turcomanos- vivieron en relativa armonía durante décadas. Pero el surgimiento del llamado Estado Islámico, cuya expansión llegó a sólo dos kilómetros de la ciudad, aumentó las divisiones religiosas. Por temor al ISIS, los chiítas de la ciudad se unieron a las fuerzas chiítas de Hashd al-Shaabi de Irak,  conocidas como Unidades Populares de Movilización (PMU). Este grupo aceptó con gusto a voluntarios iraquíes de cualquier fe o etnia dispuesto a combatir a ISIS. Mientras tanto, los sunitas kurdos y árabes de Tuz Khurmatu buscaron apoyo de los peshmerga del KRG.

La batalla de Irak contra IS permitió que el KRG ampliara considerablemente su alcance en las áreas en disputa, pero cuando las fuerzas del PMU llegaron a la zona para combatir al Estado Islámico también tomaron el control del territorio. Tras derrotar a ISIS, el PMU y los peshmergas kurdos del KRG se enzarzaron en su propia guerra.

La creciente violencia llevó a la rama local del partido kurdo PUK de Jalal Talibani, que tiene autoridad, a autorizar la construcción del muro hace un año, para separar a las dos comunidades.

Desde 2010 ya había partes de la ciudad separadas con barreras para reducir los ataques de al-Qaeda y otros grupos terroristas. El gobernador de la ciudad es kurdo. El muro se extendió el año pasado para separar del todo a ambas comunidades.

Después del ataque contra el minibús la tensión ha aumentado. Los kurdos temen un ataque de los chiítas, pero también temen un ataque del propio ejército de Irak.

En todo el Kurdistán iraquí y los territorios en disputa, la participación fue muy alta, a pesar de las circunstancias: aproximadamente el 72 por ciento.

Los habitantes de la ciudad, ya sean kurdos, turcomanos o árabes, sólo desean que se ponga fin al derramamiento de sangre. Otra cosa son los milicianos de las distintas fuerzas armadas de la zona. Sea cual sea el resultado del referéndum, habrá problemas, especialmente en las zonas étnicamente mixtas y políticamente divididas o en disputa, como Tuz Khurmatu.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *