Últimas Noticias

Raíces, navajas de afeitar y brujería: la lucha contra el SIDA en Zambia

Lyndsay Griffiths | Thomson Reuters Foundation

El diagnóstico precoz y los medicamentos eficaces han dejado atrás la crisis del SIDA en un país de 16,5 millones de habitantes con 1,2 millones de personas que viven con VIH

Su Alteza Real el Jefe Sinazongwe tiene 80.000 súbditos, 700 jefes, 160 aldeas, 14 niños y tres esposas. También se somete a una prueba trimestral de VIH para garantizar a sus súbditos que todo marcha bien en la cúpula. Él asegura que tiene una responsabilidad muy grande, y parte de esa responsabilidad pasa por someterse a esas pruebas, que constituyen un ejemplo para la población de su país.

Los expertos en SIDA dicen que las pruebas de VIH públicas y regulares de Sinazongwe transmiten un mensaje contundente en su región, en el suroeste de Zambia. Gracias a las pruebas rápidas y los medicamentos más eficaces lo peor de la crisis del SIDA en Zambia ha quedado atrás. Se trata de un país que, con apenas 16,5 millones de habitantes, tiene 1,2 millones de personas que viven con el VIH.

Actualmente mueren en Zambia 21.000 personas cada año por enfermedades relacionadas con el SIDA. Puede parecer una cifra muy alta, pero en 2003 morían más de 70.000 personas al año por esa causa, según datos de ONUSIDA.

Que la cifra no sea inferior se debe a las enraizadas supersticiones y tradiciones religiosas, que obstaculizan los esfuerzos para reducir el número de muertes relacionadas con el SIDA, y que también son responsables de las altas tasas todavía de nuevas infecciones entre los jóvenes y grupos de riesgo.

Muchos habitantes de este país siguen teniendo mucha fe en curanderos y en la medicina tradicional. En Zambia las raíces, hojas y cortezas de árboles se usan de forma rutinaria para tratar enfermedades incluyendo las de transmisión sexual, como las verrugas genitales, el herpes y la clamidia.

Algunas prácticas de los curanderos son peligrosas, como cortar la piel de los pacientes con una navaja de afeitar y aplicar remedios caseros directamente sobre la carne, lo que aumenta el riesgo de transmitir infecciones. Las navajas se usan una y otra vez y no se puede garantizar que estén completamente esterilizadas.

Los expertos creen que no es una buena idea denigrar la medicina tradicional, muy arraigada en las convicciones de la población, sino enseñar a médicos tradicionales y curanderos a que lleven a cabo buenas prácticas.

Causas de transmisión

La poligamia es una tradición en Zambia, así como que los hombres tengan múltiples compañeras sexuales, además del sexo sin protección. Avert, una organización dedicada a la educación sobre el SIDA, dice que el 90 por ciento de las nuevas infecciones en Zambia son por sexo heterosexual sin protección.

Otra dificultad se presenta en las áreas rurales, donde la gente es reacia a abrirse a extraños y aceptar consejos externos que chocan con los valores tradicionales.

Con tres esposas y una actitud abierta, el Jefe Sinazongwe dice que es a la vez un líder moderno y un hombre de tradiciones. “Necesitamos métodos tradicionales y modernos. Así quizás podríamos llegar a los sectores donde la prevención no está funcionando”, dice.

Un estudio académico publicado el año pasado por la Universidad de Namibia encontró que hasta el 80 por ciento de los zambianos usaban la medicina tradicional para su atención médica primaria, utilizando plantas para tratar una variedad de enfermedades.

La mayoría de los curanderos eran hombres y el 90 por ciento había heredado sus remedios de familiares mayores, mientras que el resto decía que sus remedios venían de sueños y visiones. En Zambia el SIDA se considera una enfermedad extranjera para la que no tienen medicinas tradicionales.

Algunos jefes han modernizado las tradiciones y ya no “heredan” ni mantienen relaciones sexuales con la viuda de su hermano, por ejemplo, y el sexo con menores o entre menores está ahora en el punto de mira de las autoridades. Se trata de evitar embarazos en adolescentes y de disminuir la transmisión maternoinfantil del VIH.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.