Últimas Noticias

Piden que el hambre provocado por conflictos bélicos se considere crimen de guerra

La Relatora Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Hilal Elver, solicitó el pasado 23 en la Asamblea General de las Naciones Unidas que el hambre provocado por los conflictos bélicos sea considerado como crimen de guerra y por tanto, perseguido.

En los últimos años estamos asistiendo, según explicó la relatora, a numerosos conflictos que derivan en hambre e incluso hambruna para la población, lo que significa que muchos Estados no están cumpliendo con sus obligaciones legales.

Hilal Elver recordó que la mayor parte de las víctimas de una guerra no son los combatientes, sino personas que mueren de hambre y enfermedades. Este año el mundo se ha enfrentado a la mayor crisis humanitaria desde la creación de las Naciones Unidas: alrededor de 20 millones de personas se han enfrentado a la hambruna, con consecuencias catastróficas, en las crisis que hay en marcha en el noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur, Siria y Yemen, todas ellas consecuencia de un conflicto bélico.

Se estima que otros 70 millones de personas en 45 países requieren actualmente asistencia alimentaria de emergencia, lo que supone un aumento del 40% desde 2015. La relatora puso énfasis en la crisis más grave que estamos viviendo ahora: la expulsión de los rohingyas de Myanmar.

“Es crucial que la comunidad internacional entienda que es un crimen internacional bloquear intencionalmente el acceso a los alimentos, la ayuda alimentaria y destruir la producción de alimentos”. Tales actos son crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra”, dijo durante su intervención, por lo que los casos más graves deberían remitirse a la Corte Penal Internacional para su investigación y posible enjuiciamiento.

“Si la comunidad internacional se toma en serio el carácter imperativo del derecho a la alimentación y la erradicación de la inseguridad alimentaria en tiempos de guerra y paz, se deben tomar medidas para alentar la aplicación de las normas existentes y codificar los principios del derecho internacional aplicables al derecho a la comida”, dijo.

La Relatora Especial instó a todos los gobiernos a centrarse en las políticas a largo plazo para romper el círculo vicioso de las hambrunas recurrentes.

“Las violaciones de los derechos humanos, los crímenes de guerra, la represión y las brutales formas de desigualdad son condiciones que frecuentemente provocan hambrunas”, dijo. “La atención y el compromiso de la comunidad internacional deben, como una cuestión de máxima prioridad, estar dirigidos a eliminar las causas de la hambruna, y no limitarse a respuestas ad hoc a la última emergencia alimentaria”.

 

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *