Últimas Noticias
Explosión en Mosul, controlada por el Califato de Irak

Mosul guerra de propaganda

Batalla de Mosul: comienza la guerra de la propaganda
  • Estados Unidos cree que Estado Islámico podría usar armas químicas
  • Las organizaciones humanitarias temen por la seguridad de los civiles
Héctor Alonso
Las tropas estadounidenses que apoyan al ejército de Irak y a sus aliados kurdos en la batalla de Mosul están preparados para la posible utilización de armas químicas por parte del Estado Islámico, aunque creen que su capacidad para producir estas armas es muy limitada. Estados Unidos cree que el Estado Islámico ya usó gas mostaza con anterioridad, basándose en restos de proyectiles encontrados en la zona. Sin embargo, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) no tiene constancia de este hecho.

 

Explosión en Mosul, controlada por el Califato de Irak
Explosión en Mosul, controlada por el Califato de Irak

Estados Unidos ha desplegado alrededor de 5.000 soldados en Irak, y un centenar de ellos están integrados en las fuerzas ofensivas de Mosul, junto con soldados irakíes y peshmergas kurdos.

La caída de Mosul sería un triunfo contra el Estado Islámico -yihadistas suníes, autodenominados Califato de Irak-, pero también podría desencadenar un enfrentamiento entre etnias y credos por venganzas acumuladas desde que cayera Saddam Hussein en 2003.

Se calcula que en Mosul viven aún alrededor de un millón de civiles, casi la mitad de ellos niños, cuyas vidas corren peligro en esta ofensiva militar. Organizaciones como la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) creen que esa población podría ser utilizada como escudo humano, aunque desde esa organización no tenían constancia del uso de armas químicas por parte del Estado Islámico, ni ahora ni durante el tiempo que llevan ocupando la ciudad. La advertencia estadounidense podría formar parte de la guerra propagandística que se inició hace ya unas semanas, cuando se anunció la ofensiva de Mosul.

De momento las tropas de la coalición están situadas a unos cincuenta kilómetros de la ciudad.

Desplazamiento masivo de la población

Las agencias de ayuda de la ONU se preparan para un posible desplazamiento masivo de población causado por la ofensiva militar y las organizaciones humanitarias llevan semanas preparándose para atender a decenas de miles de personas que podrían tratar de abandonar la ciudad, la segunda más poblada del país.

Según la OCHA y otras agencias, hasta un millón de personas pueden verse obligadas a abandonar sus hogares debido a la operación militar contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL /Da’esh), de los cuales 700.000 pueden estar en necesidad de asistencia y refugio. Se cree que cerca de 200.000 personas podrían huir en las dos primeras semanas de la ofensiva.

Para los expertos humanitarios, se trata de uno de los peores escenarios posibles, y que requerirá una compleja operación humanitaria para proporcionar refugio, alimento y ayuda a tanta gente al mismo tiempo. De hecho, podría convertirse en una de las mayores crisis de desplazamiento de los últimos años. Se están construyendo alojamientos para las familias y se han almacenado suministros de todo tipo, desde alimentos a kits de higiene. El presupuesto calculado para la operación es de 367 millones de dólares, que no ha sido cubierto en su totalidad. ACNUR ha construido ya cinco campos, preparados para albergar a 45.000 personas, y se abrirán seis más en las próximas semanas, con una capacidad de 120.000 personas. También se dispone de 75.000 tiendas de campaña familiares, que bastarían para acomodar a 450.000 personas

Irak tiene ya más de 3,3 millones de desplazados internos, a los que se sumarían quienes consiguieran huir de Mosul. El problema es encontrar ubicaciones seguras, lejos de las zonas de combate.

Fuego cruzado

Uno de los mayores temores es que la población se vea atrapada en el fuego cruzado, o a merced de la artillería o los francotiradores. Decenas de miles de personas podrían quedar atrapadas entre las líneas de combate u obligadas a permanecer como escudos humanos. En este sentido UNICEF ha advertido del “riesgo extremo” para los niños -más de medio millón- y las familias. Para ello, además de alojamientos para familias, UNICEF ha desplegado equipos móviles para atender a menores heridos o con necesidad de atención psicológica. También han preparado una campaña para vacunar contra la polio y el sarampión, enfermedades cuya vacunación había prohibido el Estados Islámico.

En cuanto a los alimentos, el Programa Mundial de Alimentos cuenta con más de 14.000 toneladas de raciones familiares, suficiente para un millón de personas durante un mes, así como miles de raciones urgentes, que no necesitan ser cocinadas, para ser entregadas a los recién llegados.


Artículos relacionados

Miércoles, 24 de Agosto de 2016 Asalto a Mosul: La ONU busca terrenos desesperadamente para crear campos de acogida

Volver a Público
{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *