Últimas Noticias
Pozo en campo de desplazados por Boko Haram

Millones de personas hambrientas por culpa de Boko Haram

Familias expulsadas de las aldeas, agricultores que no pueden atender los cultivos, reservas de alimentos de comunidades enteras desaparecidas: el impacto de Boko Haram en la población de África Occidental y Central se prolongará durante mucho tiempo. Más de 5,5 millones de personas que viven en zonas de conflicto en Nigeria, Camerún, Níger y Chad, cerca de la mitad de desplazados debido a los continuos ataques por parte del grupo militante islámico, no tienen suficiente para comer o bien carecen de acceso a alimentos básicos, según ha informado OCHA (ONU).
“La mayor parte son personas que han huído después de ser víctimas de ataques de los militantes de Boko Haram. Muchas aldeas han sido incendiadas y han tenido que huir”, según informó Toby Lanzer, coordinador humanitario regional de OCHA para el Sahel. “El impacto ha sido devastador. No tienen comida. Han perdido sus medios de vida. Han sido empujados fuera de sus pueblos y no pueden volver para recoger sus cosechas”.

Se calcula que unos 2,5 millones de personas han sido desplazadas en la región por las actividades de Boko Haram desde mayo de 2013. Para la mayoría, la subsistencia se ha convertido en un reto.

Cerca de 234.000 personas han regresado al noreste del Estado de Adamawa en Nigeria durante los últimos cuatro meses, a raíz de reciente impulso del gobierno para que los desplazados regresaran a sus aldeas. Pero muchos se han encontrado con las casas destruidas, las tiendas saqueadas, las escuelas quemadas y los campos arrasados.

Mohamed Ali, un agricultor de 45 años de edad, acaba de regresar a su aldea en el norte de Adamawa, sólo para encontrarse sin recursos y buscado trabajos para sobrevivir. Su campo ha sido quemado y no tiene acceso a semillas, herramientas y fertilizantes para reconstruir su vida. Ni tiene dinero para hacerlo. No puede mantener a su famila. “Ahora me he convertido en un mendigo”, dice.

Las organizaciones humanitarias advierten de que la estela de destrucción dejada por Boko Haram, y el miedo y la inseguridad generalizada, están obstaculizando los esfuerzos de los retornados a reconstruir sus vidas. Las carreteras principales son el blanco de frecuentes ataques y los mercados quedan desabastecidos por la interrupción de las comunicaciones y el transporte, lo que ha estancado las iniciativas para sobrevivir en las zonas de retorno.

Según el director de Oxfam en Nigeria, Jan Rogge, el 90 por ciento de los desplazados de los tres estados afectados han perdido todos los bienes que poseían antes de la insurgencia. Actualmente, sólo el 10 por ciento de los encuestados han indicado que poseen algunos bienes tales como motocicletas, teléfonos móviles, radios y joyas. El resto depende de sus familiares y amigos para sobrevivir.

Nada para comer

Mientras que las pequeñas aldeas en el campo son las más afectadas por el conflicto, una evaluación reciente de la Alerta Temprana Red de Sistemas de Hambruna (FEWS NET) dijo que la gente en los pueblos y ciudades también tenían poco o ningún acceso a la tierra y se ven obligados a comprar sus propios alimentos. Para los más vulnerables, que no pueden pagar el aumento de los precios de mercado, hay pocas opciones, excepto a pedir ayuda a los amigos, la comunidad o mendigar.

Nigeria ha sido el país más afectado. 2,1 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares y 4,6 millones están en necesidad de ayuda humanitaria, según OCHA.
Como resultado, gran parte de Borno, Yobe y Adamawa estados podrían enfrentarse a una grave crisis alimentaria, mientras que algunas áreas, incluyendo Maiduguri, experimentarán emergencia (Fase 4) la inseguridad alimentaria aguda.

No sólo Nigeria

Boko Haram, por su parte, extiende sus zonas de actuación, cada vez más a través de las fronteras de Chad, Níger y Camerún.

En la región del Extremo Norte de Camerún, por ejemplo, al menos una de cada tres personas están en situación de inseguridad alimentaria y uno de cada 10 en situación de grave inseguridad alimentaria, según informa el Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Esto significa que a menudo tienen una alimentación insuficiente y, ciertamente, carecen de la nutrición necesaria en su dieta diaria. OCHA calcula en 545.000 las personas en situación de inseguridad alimentaria en la región, el triple que en 2013. Para agravar la situación, se espera que las cosechas en la zona sean desastrosas., lo que provocará un aumento de los precios de los alimentos.

En Chad, donde unas 140.000 personas están en necesidad de ayuda alimentaria, según el PMA, el precio del mijo, una parte fundamental de la dieta básica, se ha incrementado hasta en un 20 por ciento en comparación con el promedio de cinco años. Esto se atribuye a las interrupciones comerciales transfronterizas con Nigeria debido a Boko Haram.

“Hay problemas con el cierre de las fronteras, lo que significa que no hay libre circulación”, dijo el asesor del programa del PMA en el Chad, Nitesh Patel. “La agricultura a pequeña escala para las poblaciones de acogida ha dañada y ahora las actividades agrícolas no podrán continuar hasta la próxima temporada de la cosecha.”

En la región de Diffa de Níger, donde se han establecido la mayoría de los desplazados del país, se estima que 340.000 personas están pasando hambre. El efecto sobre la malnutrición ya se está viendo en toda la región, con tasas globales de malnutrición aguda superior al 12 por ciento en Camerún, según la UNICEF, y 22 por ciento en el Chad, según el PMA.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *