Últimas Noticias
Refugiados en Belgrado
Refugiados en un edificio abandonado en Belgrado.

Miles de refugiados soportan condiciones durísimas por el frío en Grecia y los Balcanes

Ya se han registrado muertes por hipotermia en los refugiados que aguardan en la frontera entre Serbia y Bulgaria

Las bajas temperaturas que está experimentando Europa están suponiendo un nuevo desafío a la supervivencia de los refugiados y migrantes atrapados en Grecia y los Balcanes, que viven en condiciones inadecuadas para soportar el frío: refugios mal adaptados, tiendas de campaña no preparadas para las bajas temperaturas y hacinamiento. La situación es particularmente preocupante para los refugiados de las islas griegas y para los que viven en edificios abandonados en Serbia o los que permanecen junto a las fronteras cerradas esperando poder atraversarlas, según ha denunciado hoy la organización Médecins Sans Frontières (Médicos Sin Fronteras).

A pesar de que muchas organizaciones habían advertido de que las condiciones en las que viven miles de hombres, mujeres y niños no eran adecuadas para afrontar el invierno, apenas se han tomado medidas para preparar los refugios en los que viven muchos de los inmigrantes y refugiados que llegaron a Europa a lo largo del pasado año.

En Serbia hay cerca de 7.500 personas viviendo en campamentos superpoblados o en asentamientos informales, a pesar de que el gobierno se había comprometido a alojar a 6.000 personas. Tan sólo 3.140 viven en instalaciones adaptadas para el invierno. En Belgrado, la capital, alrededor de 2.000 jóvenes, en su mayoría procedentes de Pakistán, Afganistán, Irak y Siria, viven en edificios abandonados en el centro de la ciudad, con temperaturas que alcanzan los 20 grados bajo cero. Para agravar la situación, las autoridades les han restringido la ayuda, permiendo sólo que voluntarios distribuyan de forma precaria mantas y alimentos. Ya se han contabilizado muertes por hipotermia en las zonas fronterizas entre Serbia y Bulgaria.

La situación no es mejor en las islas griegas, donde miles de personas están atrapadas en campamentos superpoblados, que viven en frágiles tiendas de campaña en temperaturas bajo cero.

El hacinamiento y la grave falta de preparación para el invierno está creando riesgos para la salud y la seguridad de las personas que viven en Grecia.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *