Últimas Noticias

Más de 100.000 refugiados rohingya en peligro por el monzón

Las simulaciones hechas con datos históricos de precipitaciones, mapas e imágenes de drones prevén una catástrofe si no se actúa a tiempo

Decenas de miles de rohingya que viven en frágiles alojamientos en los campos de refugiados de Bangladesh están seriamente amenazados por los deslizamientos de tierras e inundaciones que, según las previsiones, traerá el monzón.

Gracias a simulaciones basadas en datos históricos de precipitaciones, mapas e imágenes obtenidas por drones, se ha llegado a la conclusión de que más de 86.000 personas viven en áreas con alto peligro por las inundaciones y más de 23.000 viven en laderas inestables que podrían derrumbarse por las lluvias. En esa zona de Bangladesh viven ahora más de 600.000 refugiados de esa etnia, tras su huida de Myanmar.

La zona es un laberinto de arroyos interconectados y laderas empinadas, que podrían convertirse en una trampa mortal cuando llegue el monzón, a finales de mayo.

Por ello las organizaciones que trabajan en la zona creen que la prioridad es reforzar las viviendas en las zonas más expuestas o tratar de trasladar a la gente a zonas más seguras.

Más de 688,000 rohingya se han refugiado en Bangladesh tras una ofensiva militar llevada a cabo por el ejército de Myanmar y milicias budistas. La masiva llegada de refugiados se repartió en una zona en la que ya vivían más de 100.000 refugiados anteriores, convirtiendo el área en un mega-campamento de refugiados, con recursos muy precarios y en una zona de terreno inestable e inundable.

El análisis de riesgo estima que las inundaciones y los deslizamientos de tierra podrían dañar una cuarta parte de los baños y letrinas en el megacampo principal y casi la mitad de las fuentes actuales de agua potable. Otros servicios esenciales también están en riesgo: aulas improvisadas para niños, centros de nutrición y casi un tercio de las clínicas de salud, algo preocupante dado el alto número de brotes de enfermedades que se están registrando.

Las organizaciones también advierten de que las inundaciones y deslizamientos de tierras podrían cortar carreteras y caminos, aislando zonas de los campamentos.

Uno de los principales problemas con los que se están encontrando las agencias internacionales, como ACNUR, es obtener terrenos donde realojar a los refugiados que ahora viven en zonas de riesgo.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *