Últimas Noticias
Patera llena de inmigrantes

Los líderes de la UE se reúnen en Malta con el objetivo de frenar la migración

Héctor Alonso

Frenar la llegada de migrantes procedentes de África es el objetivo que buscarán los líderes europeos que se reúnen hoy en Malta, en una cumbre que posiblemente sea la última a la que acuda un mandatario británico, una vez mostrada la intención de la primera ministra británica, Theresa May, de acelerar las negociaciones para la salida de la Unión Europea. El principal tema que se tratará es qué hacer con Libia, un país sumido en el caos y desde donde parten la mayoría de las embarcaciones que tratan de llegar a las costas europeas.

En los corrillos que se formarán, es seguro que la primera ministra británica dará explicaciones sobre su reciente reunión con el presidente norteamericano Donald Trump, con quien sintonizó en temas como el control de la migración y de los refugiados, por ejemplo.

Tras el acuerdo firmado entre la UE y Turquía el pasado año para interrumpir la llegada de migrantes a través de Grecia, un millón de los cuales acabaron en Alemania, ahora la UE se enfrenta a la llegada a Italia, a través del Mediterráneo, de más de 180.000 migrantes en 2016, de un perfil distinto a los que llegaron a través de Grecia. La mayoría de los que llegaron a través de las islas griegas eran sirios que huían de la guerra. Sin embargo, los que están llegando a Italia, recogidos en su mayoría por los buques de salvamento, o los que se están ahogando en el Mediterráneo en el intento -4.500 durante 2016-, son africanos, que la Unión Europea no considera refugiados, sino migrantes económicos.

Uno de los riesgos a los que se enfrenta Europa es el auge de los movimientos y partidos nacionalistas, de extrema derecha y anti-UE, como respuesta a la ola anti-inmigración. Ésta podría ser una de las claves a la hora de tomar decisiones, puesto que algunos de los principales países europeos se enfrentan a elecciones legislativas o presidenciales este año, como Francia o Alemania.

Sin embargo, a diferencia del acuerdo que se firmó el pasado año con Turquía, con Libia no es posible. Libia, desde el derrocamiento de Gadaffi en 2011, es un país sumido en el caos, sin una clara autoridad con quien negociar. Por ello, una de las posibilidades es que la UE se implique más en el apoyo al gobierno de Trípoli, con fondos o refuerzos de su armada, como guardacostas.

También se tratará de acordar la devolución de los migrantes africanos a sus países de origen, apoyando con fondos a estos países, o difundiendo el destino que les espera a los migrantes si tratan de llegar a Europa entregándose a manos de los traficantes.

Acuerden lo que acuerden, lo que es seguro es que la solución al problema no será rápida, mientras Libia no sea capaz de acabar con las redes de traficantes de personas: para ello sería necesario primero reconstruir allí la autoridad, lo que está aún muy lejos de suceder.

Volver a Público

Imprimir
Comentarios: 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *