Últimas Noticias

La UE pone en peligro de muerte a los eritreos, denuncia MSF

La contención de fronteras y las devoluciones están poniendo a muchos refugiados en peligro de muerte

La UE está colaborando cada vez más con Eritrea, Libia, Sudán y Etiopía para evitar que los eritreos salgan de Eritrea y transiten por estos países para llegar a Europa, poniendo en grave riesgo sus vidas, según ha denunciado Médicos Sin Fronteras. Para un eritreo es ilegal salir de su país sin una visa de salida, por lo que quien lo logra se enfrenta a encierros y malos tratos en los países vecinos y peligros mayores si son devueltos a su país.

La ONG Médicos Sin Fronteras ha denunciado esta situación, y la actitud de la Unión Europea, que en lugar de facilitar rutas seguras y legales para quienes buscan la seguridad internacional, está contribuyendo a que la violencia, los malos tratos e incluso la muerte se ceben en las personas que huyen de Eritrea para escapar de la violencia.

A pesar de la creciente evidencia de tratos inhumanos que enfrentan los eritreos, tanto dentro como fuera de Eritrea, la UE está haciendo todo lo posible para evitar que lleguen a sus costas, dice un nuevo informe publicado hoy por Médicos Sin Fronteras.

El informe se basa en cientos de conversaciones y 106 testimonios en profundidad de eritreos que han huido de su país. En los proyectos médicos de MSF en Libia, Etiopía y en sus barcos de rescate en el Mediterráneo, los eritreos llegan casi todos los días con heridas, cicatrices graves y malas condiciones médicas, incluyendo graves enfermedades psicológicas, que son consistentes con sus testimonios.

Cada eritreo entrevistado por equipos de MSF en sus barcos de búsqueda y rescate en el Mar Mediterráneo informa que es una víctima directa o un testigo de graves niveles de violencia, además de ser retenido en cautiverio de algún tipo. Más de la mitad informan haber sido testigos de la muerte de compañeros refugiados, solicitantes de asilo o migrantes, la mayoría de las veces como resultado de la violencia.

Cada mujer eritrea entrevistada ha experimentado directamente o conoce a alguien que ha experimentado violencia sexual, incluyendo la violación, a menudo infligida por múltiples perpetradores.

Es ilegal que los eritreos abandonen el país sin una visa de salida, que es notoriamente difícil de obtener. Aquellos que son capaces de escapar se enfrentan a largos periodos en campos de refugiados en el vecino Sudán y Etiopía. Violencia física, psicológica y sexual, detenciones arbitrarias y deportaciones en Libia. Además se enfrentan a peligrosas travesías marítimas para alcanzar Europa, que han costado al menos 4.500 vidas sólo en 2016.

Los intentos de la UE para frenar la migración mediante el fortalecimiento de las fronteras nacionales y el refuerzo de los centros de detención fuera de sus fronteras no les deja otra salida a los eritreos que pagar a los contrabandistas para les lleven a través de las fronteras.

Vickie Hawkins, Directora Ejecutiva de Médicos Sin Fronteras-Reino Unido ha asegurado que “la contención no es la respuesta” y que estas medidas lo único que hacen es poner a estas personas en peligro.

 

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *