Últimas Noticias

La ONU culpa a Siria del ataque que mató a decenas de personas en abril

 

La investigación de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas también responsabiliza a ISIS de los ataques con cloro a la ciudad de Umm Hawsh los días 15 y 16 de septiembre de 2016.

Héctor Alonso

El gobierno de Bashar al-Assad es culpable del ataque con armas químicas que sufrió la ciudad de Khan Sheikhoun, controlada por la oposición, que mató a decenas de personas en abril pasado, según un informe recibido ayer jueves por al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En el ataque, llevado a cabo por la aviación siria, provocó el rechazo internacional, aunque fue negado por el gobierno de al-Assad. Otros informes previos, realizados por organizaciones independientes, ya habían llegado a la misma conclusión.

El informe, elaborado por el Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM) de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, dice textualmente: “La República Árabe Siria es responsable de la liberación del (gas) sarín en Khan Sheikhoun el 4 de abril de 2017”. Tras esa acción militar del gobierno sirio Estados Unidos lanzó varios misiles contra una base aérea que, según Washington, había sido utilizada por los aviones responsables del ataque.

Las conclusiones del informe fueron adelantadas por la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, que ya había acusado con anterioridad a Siria de ser responsable del ataque, que provocó la repulsa internacional.

El informe no se limita a este ataque: también documenta el uso, por parte de ISIS, de gas mostaza en la ciudad siria de Umm Hawsh los días 15 y 16 de septiembre de 2016.

El uso de armas químicas está prohibido por las Convenciones Internacionales, y se considera un crimen de guerra. Por esa razón se creó el Mecanismo Conjunto de Investigación sobre el uso de armas químicas en 2015, cuyo mandato finaliza en noviembre y que no se sabe si se renovará por la oposición de Rusia. Según el embajador ruso en la ONU, es posible que Rusia reconsidere su posición tras la publicación del informe sobre el uso de sarín por parte de Siria.

En el informe se alerta de que si no se toman medidas contundentes para castigar el uso de armas químicas otros contendientes, en este u otros conflictos, podrían sentirse legitimados para usarlas.

A pesar de que Siria había aceptado destruir su arsenal de armas químicas en 2013, el JIM documentó el uso de gas cloro por parte del ejército de al-Assad en tres ocasiones entre 2014 y 2015.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *