Últimas Noticias

India: combatir la peor sequía del siglo con semillas tradicionales

Los agricultores de la India reviven los granos tradicionales, más resistentes a la sequía y a la progresiva salinización del suelo

Rina Chandran / Fundación Thomson Reuters

“Deberíamos volver a las variedades tradicionales que se adaptan a este suelo, que pueden soportar estas condiciones, es la única manera en que los campesinos pueden vivir decentemente”, dice Nel Jayaraman, que hace quince años renunció a las semillas y pesticidas modernos y comenzó a plantar variedades tradicionales y a practicar una agricultura sin pesticidas ni fertilizantes.

Para este agricultor, cuya familia cultiva desde hace generaciones arroz en el delta del río Cauvery y que ha rescatado ya más de 150 variedades autóctonas de arroz, los fertilizantes químicos y los pesticidas estaban haciendo que los agricultores fueran más vulnerables a los fenómenos meteorológicos extremos.

En los campos cercanos a la ciudad de Thiruthuraipoondi, en el estado sureño de Tamil Nadu, Jayaraman vio caídas de rendimientos y aumento de la deuda de los agricultores a medida que crecía su dependencia de semillas y pesticidas modernos, a medida que las lluvias se volvían cada vez más inconstantes.

“Las variedades híbridas necesitan más agua, fertilizantes y pesticidas, pero no son sostenibles en esta región”, argumentó en su pequeña oficina, mientras un flujo constante de agricultores entraban y salían para hablar con él o comprar semillas.

“Deberíamos volver a las variedades tradicionales que se adaptan a este suelo, que puede soportar estas condiciones, es la única manera en que los agricultores pueden lograr una vida digna”.

Esto es particularmente crucial ya que Tamil Nadu enfrenta su peor sequía en más de un siglo, después de que el monzón del pasado año no trajeran las lluvias esperadas.

Revolución verde

A medida que la población de la India se expandió rápidamente después de su independencia del régimen colonial en 1947, el gobierno apoyó un programa para aumentar la producción de alimentos para satisfacer la creciente demanda.

La Revolución Verde, lanzada en la década de 1960, aumentó las cosechas con tecnología mejorada, incluyendo variedades de alto rendimiento de trigo y arroz desarrolladas por científicos y un mayor uso de fertilizantes químicos.

La productividad aumentó, pero los métodos de cultivo dañaron la tierra y drenaron las aguas subterráneas, según los críticos, y se produjo una pérdida de riqueza genética, dejando a los agricultores con menos opciones para enfrentarse a una sequía o a las plagas.

Desde entonces varias organizaciones en el sur de la India han tratado de recuperar el cultivo tradicional y las variedades de arroz autóctonas. Por ejemplo, el Centro de Sistemas de Conocimiento de la India (CIKS, por sus siglas en inglés) ha reavivado decenas de variedades tradicionales de arroz resistentes a plagas, inundaciones o sequías. En esa zona, en concreto, se están empezando a usar variedades que soportan la mayor salinidad del suelo y de las aguas subterráneas.

Estas variedades autóctonas tuvieron éxito al ser las únicas que prosperaron en las zonas inundadas por el tsunami de 2004, donde aumentó la salinidad del suelo y de la capa freática.

Alrededor del 60 por ciento de la población de la India depende de la tierra para ganarse la vida. Pero mientras que la agricultura representaba más de dos tercios de los ingresos de una familia de agricultores en la década de 1980, su cuota es inferior a un tercio hoy, a medida que los precios de los productos básicos caen, pero aumentan los costes de las semillas, fertilizantes y pesticidas.

El aumento de la deuda, en parte debido a las cosechas reducidas por la sequía y las precipitaciones irregulares, ha provocado decenas de miles de suicidios de agricultores, incluso en Tamil Nadu.

Para los impulsores de esta recuperación de las semillas tradicionales, se evitaría el endeudamiento de los agricultores, que no tendrían que comprar semillas nuevas cada año. Bastaría, como se hacía antes, guardar parte de la cosecha para replantar. Por otra parte, la demanda de productos orgánicos ha aumentado incluso en la India, y dichos consumidores están dispuestos a pagar más por este tipo de alimentos.

Actualmente, en la región del delta más de 37.000 agricultores han vuelto a plantar semillas tradicionales.

100.000 variedades

La India llegó a tener cerca de 100.000 variedades de arroz indígena, pero la Revolución Verde hizo desaparecer la mayoría de ellas. Ahora, algunos estados promueven este tipo de agricultura, como el estado de Sikkim, donde sólo se puede cultivar con técnicas orgánicas. Otros nueve estados apoyan cada vez más este tipo de agricultura, entre ellos Tamil Nadu, Kerala y Karnataka. Tras la sequía que azota esa región, volver a las variedades tradicionales puede ser la salvación para miles de agricultores.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *