Últimas Noticias
Atención psicosocial en Lesbos, Grecia

Grecia: el olvido de los refugiados con discapacidades

Los refugiados, solicitantes de asilo y otros migrantes con discapacidad no están debidamente identificados y no disfrutan de igualdad de acceso a los servicios en los centros de acogida en Grecia, según ha denunciado hoy Human Rights Watch. Estas personas, con necesidades especiales, permanecen desprotegidas frente a las bajas temperaturas, como el resto de las personas atrapadas en Grecia.

Human Rights Watch ha constatado que los solicitantes de asilo y los refugiados con discapacidad no están debidamente identificados En Grecia, en parte debido a un proceso de registro acelerado. Los servicios de salud mental también son insuficientes.

A pesar de que la Unión Europea ha proporcionado importantes fondos al gobierno griego y a las agencias de las Naciones Unidas y ONG para operar los centros (hotspots) en las islas griegas y los campamentos del territorio continental, los solicitantes de asilo y otros migrantes con discapacidades tienen dificultades especiales para obtener servicios básicos como refugio, saneamiento y atención médica, y al igual que otros migrantes vulnerables, tienen acceso limitado a la atención de salud mental. Human Right Watch ha denunciado el ejemplo de una mujer en silla de ruedas que no había podido ducharse durante un mes.

Las personas con discapacidades se pasan por alto en la obtención de servicios básicos, a pesar de que se encuentran entre los refugiados y los migrantes en situación de más riesgo, dice el informe.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ocho organizaciones de ayuda internacional y un grupo local que operan con refugiados en Grecia reconocieron que tienen muy pocos o ningún programa específico para responder a los derechos y necesidades de los solicitantes de asilo y migrantes con discapacidad.

Miles de refugiados están soportando condiciones de invierno extremadamente duras en frágiles tiendas de campaña, con temperaturas de hasta catorce grados bajo cero. Las personas con discapacidades se encuentran entre las que corren un riesgo especial.

Human Rights Watch ha constatado que los solicitantes de asilo y los refugiados con discapacidad no están debidamente identificados En Grecia, en parte debido a un proceso de registro acelerado. Los servicios de salud mental también son insuficientes.

Desde 2015, la Comisión Europea aportó más de 125 millones de euros al gobierno griego y casi 370 millones de euros a organismos de ayuda y organizaciones internacionales para ayudar a los refugiados, incluido ACNUR. El gobierno griego y ACNUR han sido criticados por no utilizar la financiación de la UE para mejorar adecuadamente las condiciones en los campamentos antes del inicio del invierno, dejando a miles de personas en situación de riesgo.

Según Human Rights Watch, ACNUR y el gobierno griego deberían asegurarse de que los fondos asignados beneficien a todos los refugiados sin discriminación, incluidas las personas con discapacidad. Para esta organización, la UE debe intensificar sus esfuerzos y proporcionar recursos adicionales a Grecia, que también está haciendo frente a los problemas económicos, y garantizar que la ayuda se distribuya equitativamente en los campamentos.

El incumplimiento es discriminatorio y viola la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la legislación de la UE.

Con las actuales condiciones invernales, el gobierno griego, con el apoyo de ACNUR, debe priorizar el traslado urgente de cualquier persona con discapacidad, junto con otros grupos en riesgo, como mujeres embarazadas, niños y personas mayores, que todavía están en tiendas de campaña, a casas prefabricadas con calefacción y agua caliente. Todas las personas que actualmente viven en tiendas de campaña deben trasladarse a un alojamiento apropiado lo antes posible.

“Según Naciones Unidas, las personas con discapacidad constituyen un séptimo de la población mundial, pero la ONU se olvida de este dato cuando se trata de responder a las crisis humanitarias”, dice el informe. “La grave situación para los solicitantes de asilo y los migrantes con discapacidad en Grecia es una llamada de atención para que la ONU y la UE comiencen a tomar el asunto más en serio”.

Imprimir

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *