Últimas Noticias

Farmamundi distribuye kits nutricionales a refugiados sirios en Líbano

Mapa de la situación de Líbano en el mundo

“Las condiciones de los campos de refugiados palestinos de Shatila y Burj El-Barajneh, en Líbano, son terribles, destacando el hacinamiento de las familias y los deficientes sistemas de saneamiento y suministros de agua y luz, con cortes diarios de hasta 10 horas seguidas. La población siria es la más vulnerable entre la población refugiada y necesita con urgencia alimentos, material de cobijo y abrigo para enfrentarse a las bajas temperaturas nocturnas, asistencia médica y medicinas”, denuncia el director general de Farmamundi, Joan Peris, que acaba de regresar de Beirut, donde ha visitado la zona y se ha reunido con la ONG local National Institution for Social Care and Vocational Training (NISCVT), con la que Farmamundi ha comenzado a trabajar en la zona.

Kits nutricionales a familias asentadas en  Shatila y Burj El-Barajneh
Gracias al Fondo de Emergencias de Farmamundi y con el apoyo logístico de la organización  NISCVT, se están distribuyendo kits nutricionales a 360 familias asentadas en  Shatila y Burj El-Barajneh que llegan huyendo de Siria, sin ingresos y dependientes de la ayuda humanitaria internacional para su supervivencia en estos campos, que en la actualidad acogen a más de 30.000 personas. Líbano, con una población que ronda los 4 millones de habitantes, acoge a más de un millón de refugiados sirios, además de otras poblaciones refugiadas ya existentes en el país desde hace más de 60 años, como la población palestina y la armenia, entre otras. Esta situación está provocando una fuerte presión sobre los escasos recursos disponibles y un incremento en la tensión social.

Además del suministro a los campos de Beirut, también se apoya a la población refugiada y migrante forzosa en diversas zonas de la frontera de Serbia con Bulgaria, Hungría y Croacia. Concretamente, se está apoyando el plan de acción de emergencia lanzado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Comité Internacional de la Cruz Roja para la atención de la población refugiada y migrante en tránsito o varada  en el país tras el cierre de fronteras de la UE por el acuerdo con Turquía en marzo de 2016. Esta intervención, que se desarrolla conjuntamente con Iniciative for Development and cooperation (IDC), incluye el suministro de alimentos, ropa de abrigo, botas de agua y chubasqueros a 1.250 personas de las fronteras con Bulgaria (Dimitrovgrad), con Hungría (Subotica) y con Croacia (SID y Odzaci). “También se realizan actividades para facilitar la restauración de lazos familiares y programas para evitar el tráfico de personas, pues según datos de ACNUR continúan entrando en Serbia más de 300 personas al día”, afirma la responsable de Acción Humanitaria y Emergencias de Farmamundi, Tania Montesinos.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *