Últimas Noticias
Portada Informe Inseguridad Alimentaria

El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo

Portada Informe Inseguridad AlimentariaEl estado de la inseguridad alimentaria en el mundo

En la edición de El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo de este año se hace balance de los progresos realizados hacia la consecución de los objetivos establecidos por la comunidad internacional en relación con el hambre y se reflexiona sobre lo que debe hacerse todavía, mientras se prepara la transición a la nueva agenda para el desarrollo sostenible después de 2015.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Estados miembros de las Naciones Unidas contrajeron dos compromisos importantes con objeto de hacer frente al problema del hambre en el mundo. El primero se suscribió en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA), celebrada en Roma en 1996, en la que 182 gobiernos se comprometieron a “… erradicar el hambre en todos los países, con el objetivo inmediato de reducir el número de personas desnutridas a la mitad de su nivel actual no más tarde del año 2015”. El segundo compromiso se formuló en el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM 1), establecido en 2000 por los miembros de las Naciones Unidas, que incluye entre sus metas “reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre para el año 2015”.

 

En el presente informe se examinan los progresos hechos desde 1990 en todos los países y regiones, así como en el mundo en su conjunto. En primer lugar, la buena noticia: en general, el compromiso de reducir a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre, es decir, de alcanzar la meta 1.C de los ODM, se ha prácticamente cumplido a nivel mundial. Más importante

aún, 72 de los 129 países en los que se han seguido los progresos han alcanzado la meta de los ODM, y 29 de ellos también han alcanzado el objetivo más ambicioso de la CMA al haber reducido por lo menos a la mitad el número de personas subalimentadas en sus poblaciones.

 

Hay unos 795 millones de personas subalimentadas en el mundo, es decir, 167 millones menos que hace un decenio y 216 millones menos que en 1990-92. El descenso ha sido más pronunciado en las regiones en desarrollo, a pesar del considerable crecimiento demográfico. En los últimos años, los progresos se han visto obstaculizados por un crecimiento

económico más lento y menos inclusivo, así como por la inestabilidad política en algunas regiones en desarrollo, por ejemplo en África central y Asia occidental.

 

El año 2015 marca el final del período de seguimiento de las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En las regiones en desarrollo en su conjunto, la proporción de personas subalimentadas en la población total ha disminuido del 23,3% en 1990-92 al 12,9%. En algunas regiones, como América Latina, las regiones oriental y sudoriental de Asia, el Cáucaso y Asia central, y las regiones septentrional y occidental de África se han hecho progresos rápidos. También se han registrado progresos en el Asia meridional, Oceanía, el Caribe y el África austral y oriental, pero a un ritmo demasiado lento para alcanzar la meta 1.C de los ODM, consistente en reducir a la mitad la proporción de personas que sufren subalimentación crónica.

 

Un total de 72 países en desarrollo de 129, o sea, más de la mitad de los países objeto de seguimiento, han alcanzado la meta 1.C de los ODM, relativa al hambre. La mayor parte disfrutaron de condiciones políticas estables y crecimiento económico, a menudo acompañados por políticas de protección social dirigidas a los grupos vulnerables de la población.

 

Descargar informe completo, en pdf y en español


{jcomments on}

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *