Últimas Noticias

El cólera deja a la población de Yemen en una situación crítica

Yemen en el mapa mundial

La epidemia de cólera, que ya ha matado a 180 personas, empeora la catastrófica situación de la población yemení

Héctor Alonso

Tirados por los pasillos de los hospitales yemeníes, los niños se retuercen de dolor por el cólera, según muestran las fotografías de los pocos reporteros que trabajan en el país. Los aldeanos desplazados recorren las llanuras desérticas y las escarpadas montañas para escapar de los combates. La creciente escalada de enfermedad y los desplazamientos de decenas de miles de personas han desencadenado una de las peores crisis humanitarias del mundo, empujando a la población yemení al colapso.

Según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) el cólera -una enfermedad diarreica propagada por alimentos o agua contaminada con heces humanas- ha matado a 180 personas en menos de tres semanas. Las madres están llevando a sus hijos a hospitales colapsados, donde no hay camas y apenas medicamentos.

Los datos de la ONU son escalofriantes: cada diez minutos muere un niño en Yemen por causas evitables, dos millones de personas han huido de sus hogares y sólo la mitad de los hospitales tienen personal y suministros para funcionar con normalidad.

Yemen, uno de los países más pobres de Oriente Medio, se enzarzó en 2015 en una guerra civil que enfrenta a los houtis, una rama del Islám pro-iraní contra el gobierno reconocido internacionalmente, apoyado por Arabia Saudí. Una coalición encabezada por Arabia Saudita y respaldada por Estados Unidos intervino en apoyo del gobierno reconocido y ha llevado a cabo miles de ataques aéreos contra los houthis, provocando, según datos de la ONU, más de 2.000 muertes entre los civiles.

La guerra lleva estancada desde hace 18 meses cuando la coalición conquistó zonas del sur y del este. Más de 10.000 personas han muerto y las últimas conversaciones de paz se interrumpieron hace casi un año.

Esta semana Donald Trump efectuará su primer viaje al extranjero, y está previsto que haga una visita a la capital de Arabia Saudí. Es posible que se tomen decisiones para inclinar la balanza del lado de la coalición liderada por Arabia Saudí.

Mientras tanto, las condiciones de vida son cada vez peores para los yemeníes: la lucha por el control del Banco Central ha provocado que los funcionarios y trabajadores del gobierno que viven en la capital y alrededores lleven seis meses sin cobrar su salario. Las bombas de los motores de los que depende el suministro de agua potable no funcionan por falta de combustible y muchos trabajadores de la red de suministro de agua, además de no cobrar su sueldo, carecen de los materiales necesarios para la cloración del agua.

Algo similar está sucediendo en el sistema sanitario: el personal no cobra, por lo que muchos médicos y personal hospitalario han tenido que abandonar su puesto para buscar ingresos en otra parte.

Además, la ofensiva en la zona norte del país, cerca de la frontera con Arabia Saudí, ha provocado el desplazamiento de 50.000 personas. Estos desplazados buscan refugio en ciudades y poblaciones más al sur, pero no hay alojamiento ni comida para ellos. Ni siquiera tienen una tienda de campaña donde dormir.

Los diplomáticos y los trabajadores humanitarios temen que si Hodeidah se convierte en una zona de guerra, hasta un medio millón de personas podrían huir, engrosando aún más la cifra de desplazados para los que no hay recursos ni ayuda.

Mensaje a Irán

Sin embargo, a pesar de la situación catastrófica de la población, más de 19 millones de personas están en una situación que bordea la catástrofe, las iniciativas para lograr la paz, o al menos el cese de los combates, no parecen una prioridad. Ni siquiera para Trump. El secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, dijo el mes pasado que se necesitan conversaciones respaldadas por la ONU para resolver el conflicto, pero el gobierno de Trump está considerando un aumento en la cooperación con la coalición dirigida por Arabia Saudita y no ha descartado la ayuda estadounidense para un asalto a Hodeidah. Dada la manifiesta enemistad de Trump con Irán, no es descartable una escalada del conflicto en Yemen para enviar un mensaje a Irán.

Crímenes de guerra

Un panel de expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) presentó el pasado mes de enero un informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU en el que advierten de que la coalición liderada por Arabia Saudí que combate contra los rebeldes houti (chiítas) que mantienen el control de la capital yemení, podría haber cometido crímenes de guerra. En sus investigaciones, este panel de expertos no ha encontrado pruebas de que los ataques aéreos llevados a cabo por la coalición, que han provocado centenares de muertes, se hayan hecho contra objetivos militares. La coalición liderada por Arabia Saudí está formada por efectivos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, además de Bahrein, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Jordania, Marruecos y Sudán.

Imprimir
Comentarios: 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. la plata coloidal es la solucion perfecta para el colera, por favor difundan este mensaje. Lo he podido comprobar con personasde rigor como el General de Sanidad de España.