Últimas Noticias

El cólera continúa haciendo estragos en Yemen: un niño infectado cada minuto

En rojo, Yemen, al sur de la península arábiga

Más de 300.000 casos confirmados, la mitad de ellos en las últimas semanas. Las ONG advierten de que puede morir mucha gente, sobre todo niños

Miles de personas podrían morir en Yemen en los próximos meses, según ha denunciado la organización Save the Children, por culpa del cólera, una enfermedad que ha provocado ya 300.000 casos confirmados y está ya sin control. La tasa de infección se ha triplicado en las últimas dos semanas, y cada minuto se infecta un niño.

Dos años de guerra civil, hambruna en ciernes y la falta de acceso a agua limpia han exacerbado la propagación del cólera, una enfermedad diarreica que puede matar en cuestión de horas. El sistema sanitario del país está, además, en malas condiciones por la guerra y la falta de dinero para pagar los salarios del personal o los medicamentos.

Según datos de UNICEF, más de 920 personas han muerto a causa de la enfermedad desde finales de abril. Desde ese mes se han registrado más de 124.000 nuevos casos, de los cuales casi la mitad son niños.

Desde Save the Children han pedido el aumento de la financiación de emergencia para poder hacer frente a la epidemia. “La enfermedad, el hambre y la guerra están causando una tormenta perfecta que será desastrosa para la población de Yemen. El país más pobre de la región está al borde del colapso total, y los niños están muriendo porque no pueden acceder a la atención básica”, dijo Grant Pritchard, representante de la organización en Yemen.

La guerra civil de Yemen, que enfrenta al grupo Houthi aliado con Irán contra una coalición árabe respaldada por Occidente y encabezada por Arabia Saudita, ha dejado a 19 millones de personas en necesidad de ayuda humanitaria, y gran parte de ellas al borde del hambre.

Más de dos millones de niños sufren de malnutrición aguda, lo que los hace particularmente vulnerables al cólera, ya que sus sistemas debilitados son menos capaces de combatir la enfermedad.

Pritchard dijo que las restricciones a la entrada de ayuda y suministros médicos en Yemen, incluyendo los retrasos en el acceso al puerto de Hodeidah y el cierre del aeropuerto de Sanaa, agravaban las dificultades para detener la epidemia. Además, los hospitales o centros médicos están colapsados, con más de 500 pacientes diarios.

REUTERS/Khaled Abdullah

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *