Últimas Noticias
Imágenes tomadas por un dron en un campo de refugiados en Niger

Cómo usar drones para ayudar a los desplazados y refugiados

ACNUR ha empezado a usar aviones no tripulados para ayudar a las poblaciones desplazadas en África

Los aviones pilotados a distancia ayudan a evaluar las necesidades de las personas que huyen de los conflictos y la persecución en Malí, Nigeria y Sudán del Sur

 La idea que tenemos de los drones son las de aviones teledirigidos con misiles que se usan en operaciones militares. Sin embargo, también tienen usos civiles e incluso humanitarios. ACNUR, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, están usándolos para poder planificar las respuestas de socorro en casos de emergencias y poder salvar vidas.

Los drones se utilizan cada vez más en países como Níger, Burkina Faso y Uganda para ayudar a mapear grandes poblaciones de personas desplazadas, evaluar sus necesidades y determinar la mejor forma de obtener asistencia. También se utilizan para evaluar los daños ambientales causados por el desplazamiento.

Las posibilidades de esta nueva tecnología son enormes, según los expertos. ACNUR puede usarlos para prestar ayuda o asignar asentamientos para los desplazados. Además, su desarrollo está coincidiendo con el momento histórico en el que vivimos, con un número de desplazados jamás alcanzado. Sólo en Sudán, Nigeria y Mali tres millones de personas se han visto obligadas a dejar sus hogares, desplazando internamente o atravesando fronteras.

En la región de Diffa, en el este del Níger, la necesidad de mejorar la gestión de la información se ha vuelto cada vez más urgente desde que los ataques de Boko Haram en junio pasado obligaron a decenas de miles de personas a huir de sus hogares. A finales de octubre, más de 250.000 hombres, mujeres y niños buscaban refugio en hasta 100 sitios informales que habían surgido a ambos lados de la carretera principal oeste-este desde la capital Niamey.

Vulnerable a las incursiones de Boko Haram, la población es muy móvil, por lo que es difícil rastrear y mapear a medida que se mueven en busca de seguridad y asistencia.

El primer drone que usó ACNUR lo construyó un nigeriano autodidacta, Aziz Kountche. Se trata del T-800 M, que tiene la autorización del gobierno para operar en un área de primera línea y con capacidad para capturar vídeo y fotografías que luego se convirtieron en mapas precisos de los nuevos asentamientos, que serán cruciales para apoyar la respuesta humanitaria en un área del tamaño de Bélgica.

Las imágenes permitieron a la Agencia de Refugiados de la ONU y a sus socios visualizar la situación en los sitios e identificar y satisfacer las necesidades de múltiples servicios, incluyendo sistemas de agua, letrinas, instalaciones educativas y atención médica. También ayudó a la inscripción de los desplazados.

El avión también se utilizó para proporcionar imágenes detalladas de los dos campamentos de la región, el campamento de refugiados de Sayam Forage y el campo de desplazados internos de Kabelawa, y reveló el considerable daño ambiental causado por personas que cortaban leña alrededor de los sitios espontáneos en una zona donde dos tercios de la tierra se ve afectada por la desertificación.

En la vecina Burkina Faso, donde más de 32.000 refugiados malienses aún viven cuatro años después de huir del conflicto en su país, ACNUR ha estado utilizando un aparato más sofisticado para controlar las necesidades de los refugiados. Muchos viven en la árida región del Sahel, temerosos de regresar a Malí a pesar de la firma de un acuerdo de paz el año pasado.

En el extenso campamento de Goudoubo, que alberga a unos 9.640 refugiados cerca de la ciudad de Dori, ACNUR usó recientemente un avión de cuatro propulsores para mapear un área de doce kilómetros de largo y cinco kilómetros de ancho que ocupa el campamento. A diferencia del dron Diffa, éste utilizó una cámara de vídeo para filmar los refugios, la escuela primaria, el mercado, el centro de salud y el camino a Dori.

“Las vistas aéreas y la cartografía de campamentos pueden ayudar a reestructurar nuestra capacidad para responder a las necesidades a corto y largo plazo. Por ejemplo, podríamos seguir la evolución de las ubicaciones de los refugios y los movimientos dentro de los campamentos, pero también documentar la evolución del contexto ambiental y los recursos naturales disponibles en y alrededor de los campamentos. Esto también ayudaría a prevenir y mitigar mejor los riesgos de desastres naturales”, dice Alpha Oumar, jefe de la oficina de ACNUR en Dori.

Mientras tanto, en Uganda, que acoge a más de medio millón de refugiados sudaneses y solicitantes de asilo, ACNUR espera utilizar tecnología de aviones no tripulados para ver cómo crecen y evolucionan los asentamientos de refugiados. El proyecto se centrará en Bidibidi, que se abrió en agosto y ahora alberga a más de 200.000 personas que han huido de los combates que comenzaron el Juba en julio.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *