Últimas Noticias
Irakíes huyendo de los pozos incendiados

La batalla de Mosul daña el medio ambiente

Irak: la batalla de Mosul daña el medio ambiente con graves impactos sobre la salud

Uno de los daños colaterales que está provocando la batalla de Mosul es la grave contaminación medioambiental, muy perjudicial para la salud, por el incendio de pozos de petróleo por parte del Estado Islámico para dificultar el avance de las tropas de la coalición. Hasta el momento, se han incendiado diecinueve pozos de petróleo. También se ha quemado una instalación industrial que contenía grandes cantidades de dióxido de azufre, que ha provocado una gran nube tóxica que están dificultando la entrega de ayuda humanitaria, a lo que se añade la destrucción de una planta de potabilización de agua, que ha liberado gas cloro.

El Programa Medioambiental de Naciones Unidas (UNEP) ha advertido de estos riesgos, altamente peligrosos para la salud de los civiles que viven cerca de las zonas de combate, y que se suman a los que ya sufren por la propia naturaleza de los combates.

La semana pasada, se incendió una cantidad no determinada de dióxido de azufre en una fábrica de Mishraq, que provocó una gran nube tóxica se extiende por decenas de kilómetros. La Dirección de Salud, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), trató más de 1.000 casos de asfixia en Qayyarah, Ijhala y Makhmour.

Los diecinueve pozos de petróleo han sido incendiados por grupos armados cerca de Al Qayyarah, al sudeste de Mosul, lo que ha expuesto a los civiles y combatientes a humos tóxicos. El crudo quemado produce una amplia gama de contaminantes, incluyendo el hollín y gases que causan problemas de salud, tales como irritación de la piel y dificultad para respirar.

El 23 de octubre una planta de agua fue afectada por los combates, lo que provocó una fuga de gas cloro que produjo daños en 100 civiles, que tuvieron que ser tratados de urgencia.

El jefe de Medio Ambiente de la ONU, Erik Solheim, se refirió a estos hechos como el último episodio de “la destrucción masiva del medio ambiente en Irak durante las últimas décadas”: desde el drenaje de embalses y pantanos a la contaminación de la tierra y el colapso de los sistemas de gestión del medio ambiente. Solheim se refirió a este proceso como “ecocidio”, que dificultará la vida en ese país en el futuro y provocará millones de desplazados por la imposibilidad de vivir en grandes áreas del país.

 

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *