Bangladesh retrasa el inicio de la repatriación de los rohingya

La tensión aumenta en los campamentos

Bangladesh ha retrasado la repatriación de los refugiados musulmanes rohingya a Myanmar, que debería comenzar el martes. Según ha informado el gobierno de Bangladesh, hay varias razones que aconsejan el retraso de la repatriación, entre ellas que las listas de personas que regresarán están incompletas. Mientras tanto, la tensión en los campamentos de refugiados, donde viven más de 600.000 personas, aumenta, por la negativa de los rohingyas a regresar a Myanmar si no reciben garantías sobre su seguridad.

Myanmar acordó a principios de este mes recibir a los refugiados rohingya en dos centros de recepción y un campamento temporal cerca de su frontera con Bangladesh durante un período de dos años a partir del martes. Las autoridades han dicho que las repatriaciones serían voluntarias. Sin embargo, la mayoría de esta minoría étnica de origen musulmán ha comunicado, a través de un consejo de representantes, que no volverán hasta que reciban garantías sobre su seguridad. También habían exigido en un listado que hicieron público hace unos días, el regreso a sus aldeas y la reconstrucción de sus hogares, escuelas y mezquitas, así como la devolución de sus tierras, algo que no parece que el gobierno de Myanmar vaya a aceptar. Principalmente porque en Myanmar sólo pueden ser dueños de la tierra los ciudadanos del país, y los rohingya no tienen nacionalidad.

Los portavoces de la misión encargada de la repatriación reconocen, por su parte, que aún no están preparados para iniciar la repatriación: la lista de personas que regresarían aún no está lista.

A pesar que Naciones Unidas consideró la huida de los rohingya como “limpieza étnica”, ahora Myanmar dice que está dispuesta a recibirles, con la salvedad de que los que regresen serán internados en campos provisionales donde podrían estar incluso más de dos años.

Hoy mismo, los líderes rohingya hicieron públicas con un megáfono y pancartas sus condiciones para regresar, citadas anteriormente, en el campamento que se instaló en la frontera entre ambos países. Este acto reunió a más de trescientas personas, que fueron dispersadas por el ejército de Bangladesh y detuvieron a uno de los líderes.

Imprimir
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.